Los medios

Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse. F. de la Rochefoucauld.

Los medios (pequeña)

Los medios son la mitomanía a gran escala. Recuerdo que la primera advertencia sobre la manipulación en estos nos la dio nuestra profesora de historia Lola Caraballo. Creo que no era una de sus alumnas predilectas, pero yo a ella la tenía en alta estima, pues dentro de toda la gama de profesores del Europa, era de las pocas que intentaba no sólo enseñar, sino que invitaba a pensar a sus alumnos. De qué nos sirve el conocimiento si luego no sabemos procesarlo para llegar a otras conclusiones o crear a partir de ellos. Recuerdo que una vez dijo, señalando un periódico: “Porque no es lo mismo ingresar en prisión que ir a la cárcel”.

Foto making IV

No voy a escribir un largo post denunciando la manipulación en los medios, porque es un hecho tan evidente que darle más vueltas supondría subestimar a mis lectores. Todo el mundo sabe que los medios manipulan. Otra cosa es la condescendencia a la hora de aceptarlo. Supongo que en ello estriba el ser más feliz o menos, porque la indignación es un absoluto desgaste. También mentir lo es. Por lo visto, mentimos entre unas 10 y unas 200 veces al día, incluyendo las medias verdades y las mentiras piadosas. Incluso las que damos cuando no queremos preocupar a alguien: “¿Seguro que te encuentras bien?” Y nosotros, super jodidos por dentro, respondemos: “Sí, sí, no te preocupes”. Incluso algunos tienen fuerzas para sonreír, que viene a ser engañar con el cuerpo.

Hace tiempo quedé con un amigo y me contó que estaba traumatizado, que su hija acababa de soltar su primera mentira. Por lo visto él la vio darle el postre al perro y le preguntó “María, ¿le has dado tu manzana al perro?” Y ella negó con la cabeza. Tenía cerca de un añito. Mentimos para protegernos, por inseguridad, para despistar, para no preocupar a los demás, para manipular la realidad, para deformar opiniones o para hacer creer a los demás que nuestra vida es más feliz o emocionante de lo que parece. Mentimos por la maldita condición humana. Este tipo de reflexiones hacen que abrace una y otra vez el existencialismo. Incluso me hace creer en los suicidios racionales, aquellos en los que llegas a la conclusión de que el ser humano no es como debería ser si nos atenemos a los valores más éticos y, como consecuencia, nuestra negación más absoluta a pertenecer a una especie tan inevitablemente repugnante. Ya no es solo que no interese vivir de manera ética, sino que resulta que estamos biológicamente programados para abandonar ciertos valores morales congénitos o, en este caso, programados para mentir desde el primer momento en el que tenemos conciencia de la realidad.

Foto making III

De esta manera, con la mentira en nuestros genes, conformamos la realidad que nos rodea y rodeamos la realidad que conforma a los demás. No es que yo no mienta, claro que miento, copón, sobre todo cuando me siento insegura. También soy de las de ocultar la verdad. No puedo evitarlo. Pero es algo personal, el problema radica cuando haces de la mentira tu profesión. Y te pagan por mentir lo mejor posible, mentir tantas veces hasta que sea verdad. Esto es el colmo de la impudicia. Incluso dentro de lo perverso, es obsceno. Mentir a gran escala es, además, vulgar y chabacano, así pues, mientras más nos mientan los de arriba y por ende, los títeres de los medios de comunicación, más chabacano será un país. No me cabe duda de que en otros países se miente y manipula al pueblo, pero tampoco me tiembla la mano al escribir que vivo en uno de los países más chabacanos de Europa. Chabacano, cutre, basto, ordinario. No se me ocurren más sinónimos. Somos un país de paletos porque nos mienten y vivimos a gusto entre las mentiras. Mentimos, es un hecho, pero hay un abismo entre la mentira inocua a la mentira nociva, que viene a ser la que está ligada a lo trascendente. E informar a un país es tan trascendente como gobernarlo.

Foto making II

Uno de los aspectos más humillantes de todo esto es que se obliga a asociar la perspicacia a la incredulidad. Es la inteligencia al servicio del escrúpulo. Será más agudo quien más ponga en duda toda la información que le llega y estaremos generando un auténtico ejército de acólitos del escepticismo. Ya que no tenemos todas las herramientas para discernir lo que es verdad de lo que no lo es, tenemos la posibilidad de poner en duda lo que nos venden como verdad. Esto puede tener sus ventajas como escudo ante la manipulación: ya lo dijo George Eliot, que la desconfianza es la soledad más solitaria.

Foto making I

Pero como vivir en el escepticismo es tan agotador, a veces nos instalamos cómodamente en la mentira. Sin ir más lejos, lo veo en mí misma, ¿cuándo ha sido la última vez que habéis leído o escuchado determinada información y habéis ido a contrastar si es cierta o no? Algunas veces es posible y otras no, pero con internet os asombraría ver la cantidad de noticias que pueden ser contrastadas. Y no lo hacemos. Es pura comodidad, el bienestar del ignorante, que además aprende a ignorar su propia ignorancia. De esta manera, construimos la felicidad en el valor, porque para ser ignorante activo hay que ser valiente, frente la prudencia, hija ineludible del miedo. No me cabe duda de que todo esto es aterrador.

Radio

Advertisements

11 thoughts on “Los medios

  1. Bueno no creo que el ser humanó sea repugnante.

    En el mundo existe buena gente y mala gente.

    Y no creo que una persona se tenga que traumatizar pk una niña de un año,mienta.

    Que muchas de las cosas que pones tienes razón,pero no entiendo pk siempre de nos termina llamando de todo incluso paletos.

    Este país es anticuado y poco progre,pero tampoco existen muchos países mejores culturalmente.

    Creo que generalizar y llamar paletos,etc etc.

    Es pasarse.

    Todo en exceso malo,internet es una fuente de información,y también es una fuente de mentiras y más manipulación por todas las ideologías.

    Creo que no se puede fribolizar tanto con el ser humanó desde internet,mientras hay personas en el mundo que no pueden siquiera conectarse.

    • ¿Sabes qué es de paletos? Dar una opinión contraria sin tener la valentía de dar tu nombre y apellidos. Supongo que la cobardía siempre ha tenido algo de vulgar.

      El ser humano es deleznable y pienso tirarme toda mi vida pensándolo, diciéndolo y escribiéndolo. Es como si me dijeras que es frívolo (con v, cariño) comer porque hay peña en el mundo que no puede hacerlo. Lo cual, por cierto, demuestra otra faceta repugnante del ser humano.

      • ey… que era un cumplido. Tranquila.
        Pero tu respuesta me ha recordado que disponer de una plataforma global que te garantice “visitas” no está directamente relacionado con creer que lo que dices interesa o es reseñable. Internet le está haciendo mucho daño al mensaje. Ahora sólo se ven mensajeros. Mensajeros con muchas visitas que creen que la cantidad de “clicks” es un criterio de autoridad.
        Y que conste que estoy de acuerdo contigo en muchas de las cosas que te he leído, pero se me tuerce el gesto cuando escribes desde el “…os voy a enseñar como son las cosas…” y no desde el “…en mi proceso de aprendizaje continuo he descubierto que…”
        Supongo que tampoco incluirás en tu carpeta de “Valientes” a los que te alaban sin estar identificados. Y supongo que me refiero a eso… a quienn le importa si firmo con mi nombre o no. A quien le importa lo que hay detrás de una de tus fotografías. Hazla y ya está. Regálale al mundo tu visión 😉
        Hay que superar este cinismo.
        Y tienes razón, el mundo es una mierda… pero ey!!, sorpresa… tu puede que también.
        Sigue siendo un cumplido.

      • a) Escribo para mí. Ante todo. Nadie está forzado a leerme. Pero me leen. Me leen hasta desaforados como tú, así que supongo que mi mierda interesa hasta para insultar o entrecomillar palabras que no han salido de mí.

        b) Nadie me alaba sin identificarse. Podría darse el caso, pero la verdad es que de momento no.

        c) Llevo regalándole al mundo mi universo 10 años y a cada vez a más y más gente le importa lo que hay detrás de mi trabajo. Gente que voluntariamente me sigue (qué cosas, ¿no?).

        d) Intenta creer más en ti, valiente.

        e) Perejil, mucho perejil.

  2. Me ha gustado especialmente el final, Leila, el “¿cuántas veces contrastamos la información que nos llega?”. Yo, personalmente, cada vez que leo algo que pueda ser mentira (tipo “van a cerrar facebook” o cualquier otra mierda viral que la gente pueda llegar a compartir) siempre busco en google (ya ves tu, qué gran esfuerzo!) y siempre siempre siempre, el primer resultado confirma que esa tontería es, en efecto, una mentira. Y pese a ser tan fácil de comprobar, la gente siempre sigue compartiendo tonterías absurdas como si fueran verdad. Sólo “por si a caso”. Qué vergüenza me da esa gente, te lo prometo: qué vergüenza. Sé que tú hablabas a otro nivel, pero me has hecho pensar, como siempre. Y también siempre es un placer leerte y ver tus fotos, sabes que te adoro (: :*

  3. Me gusta como escribes Leila, principalmente porque escribes como piensas, porque eres una persona íntegra, que escribe lo que piensa, y me gustan las personas que son así. A cara descubierta, y sin escudos. Esta entrada me ha gustado especialmente. Vivimos rodeados de mentiras. Comienzo a pensar que la vida es una mentira, que esto es un circo. Que hay demasiados que sufren para que unos pocos vivan demasiado bien. Comparto lo que dices, sobre todo lo de mentir como profesión. Nos hemos acostumbrado a que nos mientan a todos los niveles, y lo peor es que ya ni nos quejamos.
    Un abrazo Leila. Me tienes enganchada a tu blog ♥

  4. Totalmente de acuerdo Leila. Muchas de tus reflexiones las comparto casi textualmente. Añadiría en algún rinconcito el adjetivo “mediocre”. En este país, en general, hacemos apología de los mediocres. Nos encanta que la mediocridad nos rodee para sentirnos importantes (ante un mediocre siempre destacas). Y sí. No sé en otros países, pero aquí, la gente está poco viajada y poco leída. Eso hace que por cada persona abierta de mente te encuentres 10 becerros y 20 palurdos. Si argumentas con ellos sólo saben reaccionar de dos formas, generalmente consecutivas: 1. Violencia verbal, 2. Violencia física.

  5. Leila sólo llama a las cosas por su nombre… quizá no es políticamente correcto y por supuesto
    ( esta generalizando y ella también lo sabe, aquí hay gente guay) pero es que en general la mayoría pensamos que; ” vivo en uno de los países más chabacanos de Europa. Chabacano, cutre, basto, ordinario”.
    Se entiende perfectamente el sentimiento que quiere expresar; así como para un Norte Americano es un orgullo tener su bandera en la puerta, para muchos españoles su bandera es un objeto con una carga negativa.

    Leila, un matiz para saber si estamos de acuerdo…. los medios Nacionales son así a causa de la sociedad, son reflejo de ella, como un espejo. Ten en cuenta que nuestros medios sólo son una empresa más que quiere ganar dinero y para ello usan diferentes formulas, la mentira, la manipulación, la ideología política o moral.
    La base siempre es DEMANDA/OFERTA, esos señores son muy ricos y no van a perder su dinero en nimiedades, como contrastar o informar educando a la población. ( salvo 1 o 2 periodistas en este país , el resto son sólo marionetas)
    Creo que lo que viene siendo el control y modelaje de la sociedad lo ejercen más los medios ( y otros negocios) que trabajan a nivel internacional.
    Totalmente de acuerdo con tu reflexión sobre la mentira.
    Aveces nos sorprendemos al encontrar la verdad porque en la sociedad de hoy todo nos parece una GRAN MENTIRA y si este sentimiento está en muchos de nosotros por algo será…
    Un saludo!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s