Instinto animal

Instinto animal (pequeña)

Una nunca sabe cuándo va a hacer una buena foto. Mantengo el ritmo de 52 o 53 fotos al año, pero al final sólo son buenas unas 10. A veces tengo la sensación de que por mucho que imaginemos una foto, luego la realización es diferente, hay ciertos elementos que se nos escapan de las manos y que determinan si estás haciendo un buen trabajo o, por el contrario, una foto más del montón. Si os soy sincera, creo que en lo que va de año sólo he hecho tres fotos buenas y una de ellas es esta, fotografía con la que estoy muy contenta.

Ante todo, quisiera daros las gracias por la recepción tan cálida que ha tenido esta fotografía, coincidir con quienes siguen mi trabajo es muy agradable y me hace sentir muy bien. No nos engañemos: por mucho que se diga, que te reconozcan un trabajo te despierta una sonrisita y te hace feliz, somos humanos. A veces me pregunto si el público es un barómetro para determinar si una imagen es buena o no, si una pieza artística tiene la calidad suficiente para ser considerada decente. Incluso quiero ir más allá: si el público premia o castiga al fotógrafo en función de la calidad de lo que produce. Y me voy a atrever a responderme: creo que sí, sobre todo cuando el público está curtido en la visualización o creación de obras de arte, en este caso, de fotografías.

Yo tengo siempre mi opinión y, salvo casos muy contados, lo normal es que la evaluación de mi trabajo esté en consonancia con la del público. Cuando no lo he hecho bien, se me ha hecho ver –es lo que tiene hacer tu trabajo público- y las pocas veces que acierto, me ha aplaudido. Puede que sea una feliz coincidencia, pero me da que pensar, llegando a la conclusión de que, por norma general, e independientemente de la publicidad de la que se beneficie el artista, la gente sabe reconocer un buen trabajo del que no lo es. Obviamente, ser bueno es publicidad per se. Por cierto, no vale que una foto haya gustado mucho para repetirse. Para mí ser bueno en el arte es, entre muchas cosas, tener la capacidad para renovarte dentro de tu propio trabajo… y lo peor de todo es que no existe una fórmula para acertar, para prever una buena fotografía, ni siquiera alguna pista para innovar más allá de la autosuperación, que ya es de por sí, una gran pista.

No obstante, creo que el día que realizamos esta imagen tenía unos cuantos ingredientes que, para mí, de manera personal, era aptos para realizar una buena fotografía: soledad e intimidad en plena naturaleza, felicidad junto a mi Guille y a mis perras, que corrían, salvajes y pletóricas, entre los trigales. Las circunstancias en las que se realiza una fotografía pueden ser decisivas para el resultado final. Esta foto no era especialmente difícil, ya que no he tenido que posar en posturas incómodas, clavándome tierra o piedras, ni aguantar temperaturas perturbadoras. Es más, estaba en mi hábitat natural, que viene a ser que no estaba haciendo el cabra en el agua o en la nieve.

Guille Polaroid

Guille

Menta corriendo salvaje

La localización es Ávila, en los alrededores de la urbanización de Pancorbo, al lado de un pueblucho llamado Velayos. Muchos me preguntan que dónde encuentro estos paisajes, pero yo creo que más que encontrarlos, me encuentran ellos a mí. A veces los veo desde el coche, otras me pillan al lado de casa, como puede ser el Parque del Oeste, el Retiro o las dehesas y campos de cultivo cuando voy a Ávila. Luego existen parajes que son garantía de encontrar un buen escenario, como lo pueden ser Doñana y sus alrededores o la Sierra de Madrid.

Paisaje I

Paisaje II

Por la mañana le pregunté a la madre de Guille si tenía un delantal blanco. Me comentó que no, pero que mirara en la caja de los disfraces de Guille y Lorena a ver si encontraba algo que se pudiera apañar. Pues sí, Lorena, si te quieres volver a disfrazar creo que, lamentándolo mucho, tu stock de disfraces ha mermado. En un abrir y cerrar de ojos, aquella túnica se había convertido en el delantal de mi recolectora de fresas.

Making delantal

Madre de Guille cosiendo

Guille estuvo muy malito con la alergia durante ese fin de semana. Estaba trabajando en casa y no daba pie con bola, por lo que decidí sacarlo al aire libre. Llevarlo a la naturaleza era un suicidio, pero al final no noté que mejorara ni empeorara. Por lo menos sirvió para que se despejara, la luz era increíble, mi cámara la detectaba como la luz perfecta. Debían de ser sobre las 20:15 cuando empezamos a fotografiar. Por cierto, os tengo que enseñar mis fotos con Polaroid, a ver si cuando baje a Sevilla este día 27 las escaneo en condiciones en con el escáner de mi padre.

Para realizar esta foto me manché de pulpa de fresa cual campesina salvaje y glotona. Me inspiré en los osos cuando comen miel, en Menta cuando relame los restos de puré de una olla, en los tigres disfrutando de una cebra, en los bebés comiendo papillas. El tema de Teleidoscope “Instinto animal” está teniendo poca repercusión, pero yo llevaba semanas esperándolo, ya sabéis lo que me gusta a mí lo más salvaje.

Ensuciando de fresas

Making Instinto animal

Yo y la fresa

Como casi siempre, en disparar tardamos cinco minutos. En un principio me había imaginado la foto más estática, pero me di cuenta, durante la sesión, de que si daba un golpe al aire con el pelo la foto adquiría un atractivo dinamismo.

Foto making

Foto making II

“Guille, me ha encantado esta sesión”, le dije mientras volvíamos paseando por un camino de arena y piedras. “Es que hemos sido felices”, me respondió.

Bichos

Advertisements

3 thoughts on “Instinto animal

  1. MAGNIFICA!!!!!!!!!!! ya lo sabes!!! me gusta todo de ella!! lo que se ve en la fotografía y lo que hay detrás!… y MAGNIFICA TU también por que me encanta tu personalidad atrevida, picara y salvaje! la forma en que te expresas y como consigues hablar sin tapujos de todo!

    BRAAAVO! ❤

  2. Y que bueno seria que nos atreviéramos mas a desatar ese instinto animal que llevamos dentro, tantos años reprimido y volver a los deseos mas básicos de la infancia. esos sueños en los qe te ves rodeado de nata y chocolate para poder comer sin parar, total en los sueños no existe la indigestión….
    Me ha encantado verte ” fresita “

  3. Pingback: Instinto animal | Amazing Pictures

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s