Mascarade

Mascarade (pequeña)

“¡A ver!, ¡a ver!… es aquí… tira un poquito más p’alante… un poquito más…un poquito… AQUÍ”. Y Guille paró el coche. Ante nosotros un campo de trigo recién plantado, inmenso. Estábamos frente a una dehesa abulense y, aunque parezca difícil reconocerlo, es el mismo lugar donde hice la foto de la cuerda.

Knockin' on Heaven's Door

Making Guille

Trabajar en exteriores en pleno invierno es una locura, pero lo cierto es que los espacios cerrados me recuerdan demasiado todavía a una etapa algo oscura en la que salir de casa era lo último que me apetecía. Los exteriores para mí son el símbolo de apertura a la vida, haga frío o calor. Lo malo es cuando fuera el cielo está cargado y gris, cuando sopla un viento desagradable, y para colmo, hace cuatro grados. “Joder, Guille, estoy zumbada”, le voy diciendo mientras me voy quitando, temblando, la ropa.

En esta entrada voy a explicar por qué me desnudo en mis fotografías y qué ventajas y desventajas tiene desnudarse para un proyecto artístico.

El desnudo es algo que ya está muy explotado en el arte, por lo que desnudarse por desnudarse o una fotografía centrada sólo en un cuerpo desnudo como motivo temático no tiene ni sentido ni originalidad alguna. El desnudo en fotografía tiene que ser un elemento más, como en esta lo puede ser el pañuelo, las nubes o la gran extensión de tierra. En mis fotografías el desnudo simboliza dos estados bien diferenciados: libertad o desamparo. Pero nunca erotismo, ni feminidad ni nada que esté relacionado con mi condición de mujer. Ante todo deseo que, cuando me desnudo en mis fotos, se me considere una persona desnuda.

Making II

Ventajas de desnudarse en un proyecto artístico:

– Estar desnudo rompe con la norma, la costumbre y la rutina. Además, desde en internet, hasta en la vida real, suele estar prohibido. Y a mí estas cosas me dan la vida, me despiertan. Es un elemento discordante en una fotografía o en cualquier pieza artística, porque lo contrario levanta opiniones muy diversas, pero sobre todo levanta opiniones, que a todos nos encanta opinar. De hecho, en algunas ciudades, como Madrid o Barcelona, está prohibido. Sin embargo, según se recoge en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la desnudez pública es un derecho, en el marco de la libre opinión y creencia, y en España, desde 1989, el Código Penal ya no sanciona esta opción por “escándalo público”. Así que es una regla que se han sacado de la manga y de la que podéis salir muy bien parados en un juicio si os multan o arrestan por realizar fotografía artística de desnudo en la calle.

– Por otro lado,  te ayuda a aceptar tu propio cuerpo y a tomar conciencia de ti mismo. Creo que ya lo dije, pero fue en marzo del 2012 cuando dejé de retocarme los pequeños “defectos”. Tengo muchas estrías y, como toda mujer, bastante celulitis en los glúteos. También ojeras y bolsas bajo los ojos. Pero todo esto, a día de hoy, no me importa lo más mínimo. Estoy muy segura de mi cuerpo, tal y como es. No necesito retocarlo con Photoshop para sentirme mejor ¿Si alguna vez retoco algo? Sí, quito granitos o le doy brillo y contraste a la piel. Es lo máximo que hago.

Making III

– Como he dicho antes, soy adicta a trabajar en exteriores, en concreto en la naturaleza. Pisar la tierra con los pies descalzos, adaptarme a las rocas, sentir el viento en mi piel o la vegetación húmeda me genera un vínculo con la tierra. Es una sensación muy primitiva y espiritual, un acercamiento tanto a la vida como a la muerte. Nunca me he sentido más animal y humana que cuando trabajo en la naturaleza.

– Desnuda soy libre. Me libero de tabús, de prejuicios, de miedos. He llegado a un nivel en el que no me afectan las opiniones ni me siento oprimida por el pudor ni la vergüenza, dos elementos muy presentes en la mayoría de las enfermedades mentales de los últimos tiempos: repudiarnos a nosotros mismos, por lo que sea.

– En verano es una gozada. Recuerdo aquella tarde en Palencia, una hora antes de que cayera el sol. El trigo me hacía cosquillitas en los muslos y, después de un día tórrido, estaba yo allí sola, sin población alguna a un par de km a la redonda, rodeada de una brisa suave y muy muy agradable. También estaba el ruido de los molinos, un zumbido que rozaba casi un mantra. Lo recuerdo como una experiencia casi mística.

http://500px.com/photo/62305141

Desventajas de desnudarse en un proyecto artístico:

– Como sea invierno, claramente el frío. Normalmente consigo sortearlo con la propia adrenalina que me produce el acto creativo, pero tengo que reconocer que a veces ha sido insoportable. En ocasiones he llegado a sentir un frío tan extremo, que casi no hago la foto. Y eso es muy raro en mí. Un ejemplo es esta foto o la siguiente que voy a publicar. No sé cómo no he enfermado, pero lo cierto es que sólo me he resfriado fotografiando con abrigo y bufanda a una modelo desnuda. Cosas de la vida…

– Este punto es quizá lo que más rabia y asco me da. Existe sobre el cuerpo femenino el peso de una visión hormonada, normalmente masculina, y que las mujeres, con los posados a los que nos prestamos a veces, contribuimos. Una mujer desnuda no siempre es sexualidad, pero se nos asocia a lo erótico en cero coma. Es por ejemplo la lacra de las Femen, que protestan con el torso desnudo y se las critica por ello, “Que-no-es-necesario”. Ni innecesario, señores. Pero mientras sigamos mirándole los pechos y no leyendo lo que tienen escrito en ellos, seguiremos teniendo el grave problema de asociar nuestra desnudez a la sexualidad. Y os juro por lo más sagrado que es en lo último que pienso cuando aparezco desnuda en mis fotos, es lo último que quiero transmitir. Olvidaos de mi condición de mujer, olvidaos que se puede follar conmigo, olvidaos de que puedo ser madre. Sólo soy una persona que se desnuda y utiliza su cuerpo para sentir mejor su entorno o transmitir unos valores que van más allá de una visión sexual de un cuerpo desnudo femenino. Pensar en sexo o erotizarse cuando tenemos delante una mujer desnuda es sexista y nos limita. Nos relega a la condición de seres sexuados y, aunque a muchos les cueste ver más allá, desnudas podemos ser mucho más que eso.

Making IV

¿Qué me llevó a realizar esta foto? Un tema semanal de Teleidoscope. En modo alguno quise ser tan literal para utilizar una máscara real o estándar. Pero exploremos en la etimología de la palabra, que es muy bonita.  Recuerdo una clase de Filología románica en la que se hizo alusión a la etimología de esta palabra. En realidad es un pupurri de orígenes lingüísticos. Nos llega del árabe Mashara (payaso) y este de sakhira (ridículo). Pero esto no sucede directamente, sino através del latín masca, que vino a significar “fantasma”, “espectro” e incluso “bruja”. La palabra “máscara” se incorpora al vocabulario hispano evidenciado un claro origen árabe. Etimológicamente viene de “más-hara” y a su vez proviene del árabe sáhara o sahir (burlador), viniendo a denotar un sentido de la palabra que me encanta: la máscara no es otra cosa que una impostura, una ficción, un ardid para burlar la realidad.

Por no usar una máscara al uso, pensé en un pequeño velo o pañuelo, en una tela ligera que, a merced del viento, pasara durante milésimas de segundos por mi rostro. Esta pretende ser una foto de absoluta precisión, la búsqueda de una casualidad ficticia.

Making V

Making con el pañuelo

Las telas al viento son divertidas. Hasta a Guille le dio por bailar con ella. Creo que es el único sol que vi ese día.

Making Guille haciendo el payaso

Visto de esta manera, todas mis fotografías son una careta, un antifaz, una máscara para interpretar algo de lo que muchas veces todos deseamos huir, a saber, un desdichado presente o esa bola con cadena que muchos arrastramos y que a veces le da por llamarse pasado. No se aleja mucho del rol de un personaje o del anhelo que buscan todos aquellos que se disfrazan o interpretan otras vidas que no son la suya.

Os dejo aquí con un espíritu, a veces disfrazado con ropa, otras disfrazado de piel, últimamente perdido y ciego, desamparado en el frío de una mañana de invierno, huyendo de sí mismo.

Making botas

Making I

Advertisements

5 thoughts on “Mascarade

  1. Creo que voy a utilizar este post cuando me pregunten el porqué de mis fotografías desnudo o con modelos desnudos/as, cuando no se crean que no hay un componente sexual, cuando me digan si no lo paso mal (o bien) en las sesiones, cuando no conciban que entiendo que tan “mostrable” es un pene como una oreja…

    Gracias una vez más por compartir.

  2. Para mi, un cuerpo desnudo es ante todo belleza. Quien no es capaz de ver más allá que sexo tiene un problema…incluso algunos se ofenden…que cosa puede haber más pura y más conectada a la naturaleza, si venimos así al mundo? Hermosa fotografía y muy bien explicadas tus razones.

  3. Dices que te han humillado, maltratado y tratado como basura en el posado para otros. Haces apología de que el desnudo es artístico y una forma de mostrar lo que somos únicamente personas. Dices que se abusa del desnudo. Pero sabes que, quien siembra vientos recoge tempestades.
    “Mamá, han publicado una foto mía denigrante. No puedo hacer nada, no puedo hacer nada..” Quién ha dicho SI voy a poner esa pose. No quiero que se tergiversen mis palabras, pero todos y todas tenemos derecho a decir no.

    Sin embargo me hace gracia que una persona de tus características, que solo sabe hacer una fotografía si hay algo polémico en ello como un desnudo, pueda decir que la denigran laboralmente. Tú eres fotógrafa o modelo, porque igual lo que hace que te denigren es tu “propio trabajo”.

    • Muy valiente por tu parte escribir con un número, al menos yo todo lo que digo lo digo bajo el nombre y apellidos que figuran en mi DNI. Eso para empezar.

      Por otro lado, gracias por ver mi fotografía polémica, no lo había pensado. No obstante, tu opinión es sexista, espero que sepas verlo. Después de tantos siglos de desnudo en el arte, yo no lo consideraría polémico, pero allá tú y tus represiones, sólo te bloquean mentalmente a ti. Si algo no te gusta, no mires. Es más, si no te gusto, no me leas, no visualices mi trabajo. Mira que os cuesta.

      Por último, que una foto sea denigrante o no, no depende de tu posado, depende del talento del fotógrafo. Esto es como todo arte, como el de ocultarse bajo unos números. No a todos se les da tan bien.

  4. ¡Que maravilla de artículo! No puedo estar más de acuerdo con todo lo que dices. Me lo guardo en favoritos para hacérselo leer a todos aquellos que se extrañan de que el nudismo para mi sea el estilo de vida elegido para sentirme vivo, libre, cómodo…
    Dices tantas verdades y me he sentido tan identificado, que me ha encantado que alguien sepa expresar tan bien lo que siento cuando la gente confunde desnudos y nudismo, con morbo y sexualidad. Sólo añadiría que esto es aplicable independientemente del sexo de la persona. No sólo ocurre con los desnudos femeninos.

    Recientemente he dado el paso de atreverme a publicar mis fotos de desnudos, las reacciones entre amigos y conocidos son de lo más variopintas, pero cada vez me siento más seguro y me son más indiferentes los comentarios menos positivos.

    Gracias por el artículo en general, muy bien estructurado y bastante aclaratorio. Me ha encantado también que comentes lo de que la desnudez pública es un derecho y que ya hace mucho que se abolió el delito de “escándalo público”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s