Esta angustia de cielo

Esta angustia de cielo (pequeña)

Quizá vivir un mes y medio en la Puerta del Sol, con más de una manifestación diaria me ha afectado. Quizá el estar sola tantos días, yo sola con mi mente y unos cuantos libros y fotos, es realmente peligroso. Quizá el vivir fuera de mi núcleo domiciliar me tenía muy desubicada. Y quizá también vivir en el km 0 fuera para mí un factor que me desestabilizaba mucho, el salir a la calle y tener que luchar contra la marea de gente, con cuidado de que no me pisaran a las perras. Aguantar sus caras de culo cada vez que hacían pis en la calle. He sido más consciente que nunca de la canofobia -para mí es como si despreciaran y miraran con asco a mis hijas-, del consumismo desenfrenado y de lo que las instituciones públicas y privadas machacan al ciudadano para que compre. También he llegado a la conclusión, sin querer salir de la acusación, de que muy pocos tienen cerebro. O mejor dicho, de que muy pocos lo usan.

He estado un mes y medio fuera de casa para ser más consciente que nunca de la avaricia, ese afán desordenado de poseer y adquirir bienes y más bienes para atesorarlos y, si es posible, lucrarse con ellos. Vivíamos en una buhardilla en Sol, con el reloj como vista principal por la ventana. El reloj y el puto arbolito de Navidad y resulta que el buen señor poseía el hostal de abajo, quería alquilarlo para fin de año, un buen pellizco económico, claro. Seguro que la buena de mi casera también se llevaría un pico, así que hicieron todo lo posible por que regresáramos a nuestra casa, estuvieran o no terminadas las obras. Todavía estamos esperando a que arreglen el techo del cuarto de baño. A esto le sumamos que la constructora decidió quitarnos la ventana del salón para dar paso a lo que comúnmente se llama “ventanuco”. Ha pasado medio mes desde que vi esa mierda de ventana y no hay día que pase que no me entren los siete males sólo de pensarlo ¿Por qué? Porque lo hemos pasado putas durante un mes y medio pensando que si lo estábamos pasando mal era para vivir en un piso mejor y resulta que, dos meses después, no están las obras acabadas y encima me han mermado la luz de la casa, la fuente principal de luz. Y como fotógrafa no hay nada que me amargue más que un hogar sin luz. No obstante, creo que apelar a mi condición de fotógrafa sobra, creo que cualquiera de nosotros, entre los aspectos que más valoramos de una casa, es su luminosidad. Porque nos han tomado el pelo, posiblemente nos vamos a mudar de casa, porque han pensado que a los inquilinos que han cumplido religiosamente con una casa durante dos años y medio se les puede ningunear, posiblemente nos mudemos de casa.

Making I

Me vine a Sevilla con la cabeza llena de gritos, porque además de ser una plaza que para mí refleja el capitalismo más absoluto, gracias a los dioses la Puerta del Sol es una de las plazas donde más protestas se realizan a lo largo del año en España. La gente lucha, grita, clama justicia, se queja con argumentos. Pero pocos lo saben. El Estado no sólo se tapa los oídos, también se los tapa a la población, así que si se lía muy parda os lo dirán, pero de manera de que os quede el poso de que cuatro zumbados han quemado contenedores y se han enfrentado a la policía, esa institución que cada vez se permite más atrocidades bajo el amparo legal. Y no me lo invento, lo he vivido, lo he visto con mis propios ojos. Vine a Sevilla completamente destrozada por la toma de conciencia de lo que puede llegar a ser el humano, posiblemente la especie más detestable de este planeta. Los ricos cada vez son más ricos, más déspotas y encima nos gobiernan. Por cierto, menos mal que vivo sin televisión, porque este post se habría alargado inevitablemente.

Making II

La soledad también es muy mala. Si a todo lo expuesto le sumamos mi carácter depresivo y el filtro de horror con el que acostumbro, ya de por sí a mirar las cosas, puede pasar el día de Navidad le suelte a mi padre en la mesa, con todas mis hermanas pequeñas delante, que me quiero morir.

Making V

Un día antes de irme a Sevilla se propuso la ley contra el aborto y Guille y yo fuimos a la manifestación. Había buen ambiente y, para mi sorpresa, prácticamente el mismo número de mujeres que de hombres. Estábamos agotados tras más de 8 horas de limpieza de nuestra casa de Malasaña, pero allí que nos plantamos. Nos quedamos bastante rato, pero teníamos que hacer parte de la mudanza, por lo que nos separamos del pequeño grupo que quedó al final. Pero cual no fue nuestra sorpresa al ver este vídeo al día siguiente, nada más levantarnos:

Lloramos. No pienso comentar las imágenes, creo que hablan por sí mismas.

En mi bendito país se legisla para los cigotos y no para los vivos. Se ha tomado una decisión contra las mujeres bajo ideales religiosos, que nada deberían tener que ver con la política. El otro día mi amiga Merche hacía esta reflexión en su muro de Facebook: Leyendo artículos sobre la perdida de los derechos, y en especial de las mujeres. De cómo volvemos a ser niñas eternas por las que hay que decidir. Pero se quedan tan cortos. Solo hablan de derechos perdidos. Si solo permites dos supuestos para abortar: violación o peligro de la salud de la madre. Y las obligas a pasar por una charla sobre las ayudas que te darán teniendo un hijo ( y en resumen la horrible persona que serías no teniéndolo, aunque tu salud peligre o sea fruto de una violación) y otra sobre los terribles daños que un aborto haría a tu cuerpo (aterrorizar a una persona con su salud en riesgo o violada) Y obligarnos a una semana de “reflexion” ¿De verdad esto no es una tortura?.

Así anda últimamente mi país, así anda mi vida personal, así ando yo. Bueno, mi país hace tiempo que cae en picado: recortes en cultura, en educación, en sanidad, en ayudas sociales, en investigación y desarrollo. También congelan pensiones, merman los servicios públicos, putean a los funcionarios, los politicastros se suben el sueldo, congelan el salario mínimo, suben el IVA hasta un 21%, la luz un 3%, nos imponen un estado policial y pronto saldrá la Ley Mordaza, en la que se vulnerará nuestro derecho a expresarnos o ser informados.

Making IV

No es que me joda profundamente cómo está España, es que no puedo parar de pensar en lo degenerado que puede llegar a ser el ser humano. Somos una especie destructiva, mentirosa, hipócrita, cínica, orgullosa, corrupta, egoísta, ambiciosa. Me consuela la cantidad de personas buenas que hay, pero no tanto que sean las más degeneradas las que nos gobiernen. Nunca hablo de política, pero como artista quería mostrar mi absoluto rechazo a los tiempos que me está tocando vivir y mis gobernantes. Quería clamar por lo estúpida que me parece a veces la gente, por lo malas personas que son, por lo detestable que es en general la sociedad, ¿nunca os habéis hecho una bola en la cama y se han cernido sobre vosotros esas nubes tormentosas, pensando en ese dechado de virtudes que es a veces el ser humano?

Making III

Muchos creen que debemos (con)vivir con sufrimiento y dolor. Pero no es así. Nos tienen aletargados por la costumbre, pero lo que nos están haciendo no es ni la mitad de normal. Tenéis derecho a luchar, gritar y rebelaros por todos y cada uno de los abusos que os hacen pasar, tenéis derecho a combatir el dolor, aunque sólo sea haciendo una maldita foto. Con estas cosas y otras más en la cabeza me fui a posar de nuevo a Córdoba con mi buen amigo Antonio José Morales Villegas. Después de la sesión, durante el camino, pedí 10 minutos para realizar esta foto. No quiero ni imaginar qué es lo que pensaron de mí él y su buen amigo Domingo, pero muy amablemente me ayudaron. Antonio disparó y Domingo nos llevó en coche. Fueron encantadores, como siempre. Por cierto, Antonio tendrá una nena que se llamará Lívia, es cuestión de días. Me fascina el nombre que le han puesto.

Me gusta pensar que cuando Lívia tenga conciencia del mundo en el que vive, todo esto ya habrá pasado, que el mundo será un poco más justo, que nosotros habremos aprendido a mejorarlo o a cambiarlo. Depende mucho de nosotros, de nuestra toma de conciencia, de nuestra capacidad para no tolerar un mundo grotesco y deformado para nuestros hijos y, sin ir más lejos, para nosotros mismos.

Advertisements

6 thoughts on “Esta angustia de cielo

  1. Y yo me pregunto: ¿Si no ves la televisión, cómo te enteras de las noticias? Lo digo porque alguna vez te he escuchado decir que tampoco lees prensa ya que, según dices, te sienta mal al ánimo.
    ¿Entonces cómo sabes tantas cosas? ¿Lo has leído en el muro de facebook de tus amigos? ¿Has visto las fotos de cuánta razón con mensajes protesta? ¿Has ojeado algún tuit?
    Lo digo porque hay que leer, que estar informado. Que sí, que la ley del aborto es retrograda, la ley mordaza es injusta, la congelación de los salarios es inmoral y el gobierno está incumpliendo el programa. Pero es irracional que copies mensajes ”revolucionarios” de los que no te has informado.

    Pero sí, que te hayan sustituido una ventana por un ventanuco es una putada.

    • Jajaja, te he aprobado el comentario de la risa que me ha dado. No sé quién eres, pero no sé de dónde te has sacado que no leo la prensa o que no estoy informada. Vivimos en la era de las comunicaciones, no lo olvides, las cosas están escritas hasta en las paredes de la calle.

      También es genial eso que dices de “es irracional que copies mensajes ”revolucionarios” de los que no te has informado”. Chapeau, tío. Dime qué información crees que es errónea, que yo te remitiré a la fuente de donde me he informado, ese tuit, ¿no?

  2. Yo me siento como tú tan a menudo… siento que el mundo es asqueroso. Y tengo un hijo, así que la angustia es terrible. Además a menudo siento la certeza de que mi hijo no vivirá hasta el fin de sus días en paz y con un mínimo de calidad de vida, sino que inevitablemente algo se torcerá porqué constantemente tengo una sensación de tragedia cernida a nuestro alrededor. Siento nuestra fragilidad y nuestra inutilidad como especie de una forma brutal. Así que te entiendo, eso quería decir. Que te entiendo y comparto tu dolor, aunque sea una parte. Un beso enorme, preciosa creadora de mundos.

  3. Viendo el comentario que te han dejado no puedo evitar responderte. Te he descubierto hace pocos días, buscando por la red blogs de uno de mis hobbies: la fotografía (principiante absoluta). Solo puedo decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo. Y que a quien le moleste..pues oye por algo será…. Y sí, querida. La sociedad está totalmente perdida, no hay que poner la tele para saberlo. De hecho la tele es fiel reflejo de la misma. (salvo algunas excepciones..)
    Cuenta con una seguidora más…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s