Exposiciones, premios, concursos. Factores a tener en cuenta con nuestra obra

foto cuerda

Esta entrada en el blog quería dedicarla a todos aquellos que desean exponer obra impresa, con la esperanza de que mi experiencia pueda orientar a muchos de vosotros en el camino tan escabroso que puede llegar a ser organizar una exposición o enviar obra a un concurso o premio.

Para empezar, ¿dónde imprimir? Bueno, es el eterno dilema de siempre, conozco a pocos satisfechos con su obra impresa: que si los blancos están quemados, los negros empastados, los colores demasiado contrastados, que si la tinta se nos queda en los dedos, que si el papel es malo… Mi consejo es que busquéis un buen laboratorio si esa impresión luego se va a poner en venta. Ya no sólo por la dignidad de nuestro trabajo, sino porque nuestro posible cliente se merece lo mejor si va a tener que soltar la pasta. Creo que si nosotros fuéramos el comprador también nos gustaría obtener la pieza artística en cuestión en condiciones. Como cualquier cosa que adquirimos y que nos suponga un esfuerzo económico.

¿Dónde imprimo yo? Pues después de probar muchos laboratorios, hay una tienda en Fuencarral que se llama “Velasco y Tejada” que lo hacen bastante bien. Trabajan con un laboratorio que me deja muy contenta, con los colores que a mí me gustan, a saber, que la diferencia entre la foto del ordenador y la foto en el papel no sea abismal. Están genial de precio y además es revelado químico ¿Cuál es el inconveniente? Pues que si queréis hacer unas fotos con más de 1’27 de ancho, ya no puede ser. Las máximas proporciones con las que trabajan es 1’27 de ancho y el largo que deseemos. Yo las he impreso desde un tamaño pequeño de 10×15 cm, hasta de un 1’50×1 m. Aquí cada uno como lo vea, yo por ejemplo me siento muy cómoda viendo mis fotos en un tamaño de 40×60, me parece el ideal. Un tamaño mayor casi me aterroriza, pasan a convertirse en mis “bestias de luz”. Así las llamo. Me fascinan tanto como me aterran. No me gustan mis fotos en tamaños descomunales, si lo puedo evitar, mejor que mejor. Y si las imprimo a tamaño gigantesco, las quiero bien lejos de mí. Es algo personal.

Minerales de sangre expuesta

Buscad vuestro laboratorio en función de los siguientes factores:

– Calidad del papel y la tinta. Como mínimo que la tinta no se os quede pegada a los dedos.

– Que la impresión se asemeje a lo que veis en vuestra pantalla de ordenador. No os quedéis insatisfechos con la impresión. No es justo después de tanto trabajo, que por una impresión la fotografía en cuestión se vaya al garete.

– Vuestro bolsillo. Partiendo de que la fotografía es cara, hay laboratorios que se ajustan más o menos a vuestro presupuesto. Cada uno tiene sus preferencias, por lo que invito a mis lectores a dar parte del laboratorio en el que suelen imprimir, ¿cómo son los precios? ¿Y la calidad? ¿En qué soportes imprime? ¿Cuál es el tamaño máximo?

La fotografía, creo que después del cine, es una de las artes más caras que existen. Y se dirá lo que quiera, pero la era digital no sólo la ha abaratado, sino que la ha puesto prácticamente al alcance de todos. Pensar que esto es algo negativo es de ser elitista y el arte no debe de pertenecer a ninguna élite o reducirse a un determinado sector que, por norma general, suele ser aquel que tiene más recursos económicos. Quejarse de que hoy en día todo el mundo puede hacer fotos es como quejarse de que todo el mundo puede hacer dibujos porque todo el mundo puede tener un lápiz. No sé de qué tienen miedo, la verdad. Entre otras cosas porque el problema no está en la generalización de las herramientas para la producción artística, sino quizá en qué factores tenemos en cuenta para declarar una pieza como obra de arte. Y eso daría que hablar, muchísimo.

Por otro lado, ¿cómo poner precio a la obra?

– Informaos bien de qué porcentaje se lleva la galería, tienda, restaurante o sala donde estéis exponiendo. Normalmente está entre el 20% y, los más abusones, el 50%. Poned el precio de la obra en función de lo que luego os vayan a quitar.

– Preguntad antes si tenéis que añadir el IVA, porque hay muchos que luego os dan la sorpresa, “¡Te hemos restado el IVA + el porcentaje que se lleva la galería!” Y os daría la risa floja por no llorar de lo poquito que vais a ganar con VUESTRA obra, si no perdéis dinero.

– En los concursos y premios, si tenéis la fortuna de ganar, tened en cuenta las retenciones fiscales. Sí, señores, ese dinerito que se queda el Estado por vuestro esfuerzo personal y por ayudaros en nada, sobre todo a los artistas. Tened también en cuenta las retenciones fiscales cuando vendéis obra en algún concurso.

– Las galerías que cobran por exponer. Tened infinito cuidado con esto. Si os sobra el dinero, adelante, pero en mi humilde opinión -que da para otra entrada- muchas de las galerías actuales no son amigas de los artistas, lo son del dinero. Decir que los precios que proponen son abusivos es decir poco, pero ya digo, allá cada uno con lo que decide hacer con sus recursos económicos.

– Por último, una obra artística no cuesta lo que su impresión. Detrás de una fotografía hay un esfuerzo emocional y artístico. Vendéis una prolongación de vosotros mismos, no estáis vendiendo un bote de tomate frito. Así pues, sin excederse, poned el precio a vuestra obra teniendo en cuenta todos estos factores, es decir, los costes de producción, lo que os haya costado a vosotros la creación de esa obra de arte y el valor que creeis que puede tener esa obra de arte. Por producción entiendo la impresión, los marcos y paspartús, el tiempo de trabajo que os lleve preparar las obras para vender o exponer, los gastos de envío, etc.

Por otro lado, en fotografía, poned el precio en función de si hay tirada o no. Si hay copias ilimitadas, la obra ha de ser más barata y, si hay un límite, un poco más cara. Yo personalmente valoro mucho la tirada numerada y firmada y así trabajo. De hecho, mi obra se ha revalorizado mucho más desde que vendo así.

¿Cuáles son mis precios por foto? De cada una hay dos tiradas.

Una tirada de 30 copias a 20x30cm, todas firmadas y numeradas. Precio: 60 euros.

Una tirada de 20 copias a 40x60cm, todas firmadas y numeradas. Precio: 130 euros.

A mí me habría gustado reducir el número de copias por tirada, pero vivimos en unos tiempos tan duros para los que queremos vivir de nuestra producción artística, que lo tengo que hacer así. No hago fotografía por encargo y en modo alguno cobro bodas, bautizos, comuniones, etc.

No llego nunca a fin de mes, pero es la vida que he escogido y a apechugar con ella.

MA8A2463

Para cerrar el tema de venta de obras o de exposición, quisiera hacer alusión a una práctica que últimamente está muy de moda: Yo te dejo exponer un mes (o lo que sea) a cambio de una de vuestras fotos/cuadros/escultura, etc. Señores, esto es una injusticia como la copa de un pino. Si os dejan exponer un mes, le dejáis un mes una de vuestras obras. Lo que no puede ser es que vosotros expongáis un mes y ellos se queden una de vuestras obras para siempre, no tiene ningún sentido.

Hace tiempo, el artista y uno de los mayores promotores del arte que he conocido en mi vida, Juan Antonio Quilés, dijo que a los artistas deberían pagarles por exponer. De hecho, me suena que él lo ha hecho más de una vez. Si tienes una banda de música y vas a tocar a un local, es lógico que os paguen. Pero si vas a un local y vas a exponer tu obra, no se ve tan lógico que tengas que cobrar por decorarles las paredes. Invito a la reflexión sobre esto. No dejéis que se aprovechen de vuestra ilusión de exponer, entre otras cosas porque por norma general no van a pagar absolutamente nada de lo que os cueste la exposición, que es un pastizal: marcos, paspartús, impresiones, transporte, embalaje, material de sujeción, herramientas, montaje, etc. Todo esto sin contar con que hay cristales de marcos que se os pueden romper y obra que se daña por el camino -tened mucho cuidado con el cartón pluma, es horrible-. Una exposición es algo muy costoso, pensaoslo muy bien si además de no pagaros los costes, os piden obra. Chicos: un espacio no debería ser tan caro.

http://www.youtube.com/watch?v=UONiq0erSyE&feature=youtu.be

¿Cómo enviar la obra?

El embalaje del paquete ha de ser equivalente al contenido del mismo. Es duro decirlo, pero es así: si queréis enviarlo por correo, el embalaje ha de ser bueno y seguro, entre otras cosas porque cualquiera que sea la empresa de envío, no tratará la obra con cariño alguno, pagéis lo que pagéis. De hecho, si vuestra obra no está catalogada por el Estado como “Obra de arte”, no será considerada como tal, por mucho que lo digáis o lo dejéis escrito en el paquete. Le pondrán paquetes encima, recibirá golpes, lo arrugarán, lo doblarán, lo mojarán e incluso si pierden el envío, si el paquete no está asegurado (¡y bajo qué condiciones!), no se hacen responsables. Preparad vuestro embalaje para todo esto. Si vais a enviar obra sin enrollar -que es un muy buen método: el tubo- lo más seguro es una caja de madera. Es carísimo, por eso quería escribir sobre todo esto, para que sepáis a qué os podéis atener, qué podéis esperar, qué os puede suceder. Yo he enviado mis dos fotos grandes envueltas en cartón y plástico con burbujitas y han llegado, pero podrían haberse roto o perdido, es un riesgo. Lo he hecho así porque no tengo apenas pasta, como la gran mayoría de los artistas que han decido dedicarse al arte en estos tiempos que corren.

Sé que todavía me darán muchos palos, pero estaba deseando escribiros para que no os pase a vosotros. Algunas cosas son muy difíciles de sortear o evitar, por eso escribo esto, para que al menos ya vayáis mentalizados y, en función de eso, decidáis.

MA8A2458

Advertisements

6 thoughts on “Exposiciones, premios, concursos. Factores a tener en cuenta con nuestra obra

  1. Sólo un apunte Leila, aunque mucha gente lo sabe, hay otra mucha que no. Es imprescindible tener el monitor calibrado si no te quieres llevar sorpresas cuando imprimas.
    La diferencia entre un monitor calibrado y otro que puede ser abismal.
    Hay mucha gente que desconoce esto y es algo primordial.

  2. Hola Leila!. Gracias por ilustrarnos con tu experiencia. Ya tenía buenas referencias de esa tienda en Fuencarral, lo que pasa es que me pilla un pelín lejos… Dices que numeras las fotos y las firmas. ¿Entregas algún tipo de documento certificativo?. ¿La numeración ha de seguir algún criterio?. ¿Qué modelo, caso de entregarlo, usas?. ¿Llevas un libro-registro de quien adquiere tu obra?. Exponer el trabajo de uno es una experiencia por la cual todos deberíamos pasar, es altamente enriquecedora. Un saludo!.

    • Querido Txabi, ¡Cuántas preguntas! La certificación es mi firma y numeración detrás de la foto, pero me he estado planteando lo del documento, queda muy elegante y es muy buena idea.

      No comprendo lo del criterio de la numeración. Tampoco lo del modelo.

      Y sí, tengo un libro de registro con todos los nombres de las personas que adquieren mi obra 🙂

  3. Maravilloso post, muchas veces nos hace falta una segunda visión acerca de cómo hacer las cosas. Muchas gracias y felicidades por tu trabajo!

  4. Hola Leila!. Gracias por tu respuesta. Me refiero a modelo de certificación, como existen modelos de contrato para trabajos fotográficos. Y en cuanto a lo de numeración, si usas algún patrón. Por ejemplo: 201312DSC345640x30. Donde tendríamos el año y mes, número de archivo de la cámara y finalmente tamaño de impresión, por decir algo.

    Perdona si te atraco a preguntas, soy un mar de dudas. 😉

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s