Sentimientos en danza

La cita (reducida)

Cierro la tarde que pasé con Dara Scully con esta foto. Tengo cierta predilección por los horizontes y espacios muy limpios, no sé por qué no recurro más a ellos. De hecho, tengo unas tres fotos muy minimalistas que son mis favoritas: Ofelia en el mar, la de la ascensión al cielo con una cuerda o la de seres carroñeros, esa en la que aparezco yo, un buitre y mis perris.

En realidad, cuando Merche me habló de este enclave en la Casa de Campo, ni por asomo pensé que terminaría fotografiando en aquella enorme explanada de asfalto. Me dio la impresión de que la utilizan para conciertos o como aparcamiento para grandes eventos en un lugar cercano. Cuando busqué un lugar para disparar, me di cuenta de que no había ningún horizonte que me gustara. Vistas a Madrid capital, el grupo de pinos donde quería hacer la primera foto que os presenté de Dara y otro bosquecillo en el que había gatos y condones. Milka y Menta nos dieron parte de ello, bueno, sólo Menta, Milka siente pavor hacia los gatos. Hay una en una librería de Espíritu Santo que se llama Preta y Milka cada vez que la ve cambia de acera. Pero en resumidas cuentas, tengo que reconocer que la protagonista de ese día fue Menta y no por motivos exactamente agradables. Para empezar Guille tuvo que sustraerle de la boca un condón rojo. Suponemos que era de fresa y que por eso le gustaba. Y si le gustaba por otros motivos prefiero no pensarlo. Luego se revolcó en caca y en carne podrida y de su cuerpo emanaba un hedor putrefacto. Nadie se quería acercar a ella y ella tan encantada con su nueva fragancia. Aquella noche, a pesar de que llegamos a casa reventadísimos, la metimos en la bañera con arnés incluido. Este hecho me dio que pensar: seguramente mi perfume les debe de parecer repulsivo. Debió de pensar algo parecido a esto “Para una vez que me perfumo yo, va y me lo reprocha… intolerantes…”.

Cuando realicé esta foto estaba pensando en una cita, de esas venenosas a las que el ser humano es tan adicto. En un principio yo era la fuerza que tiraba de Dara y Dara era la resorte que desencadenaba la tensión emocional. En resumidas cuentas, mi papel era de mala malísima… o de buena buenísima, dependiendo del pretendiente al que nos enfrentemos. En un principio esta era la idea inicial, pero mientras la iba editando la foto iba tomando una nueva forma y la idea iba fermentando. Creo que en el fondo Dara y yo no estábamos encarnando a dos personajes, sino uno. Este personaje es un amasijo de sentimientos encontrados y mucho me temo que quien le envía esos claveles no le hace ningún bien, por eso se debate entre recibirlos o rechazarlos. He escogido los claveles porque son una de mis flores favoritas. Huelen muy bien y me recuerdan a Sevilla. Por otro lado, las flores en el aire y luego el mismo grupo en el suelo representan las dos opciones de su destino: volar o estrellarse contra el asfalto.

making claveles

Nos pusimos manos a la obra, así que con Dara en posición, mi Guille ayudando y Alegría con cámara en mano, comenzamos a disparar. Por cierto, Guille no sólo es trípode humano, también me ayuda las más de las veces a encuadrar, a realizar pruebas de luz o a enfocar. Mi amigo y fotógrafo Alberto Rodríguez, el chico de Alegría (y la próxima primavera, marido), tiene ya casi una exposición con las fotos de prueba de Alegría. Yo debería hacer algo parecido

Making Guille centrado

Aunque os haya enseñado primero la foto de El nacimiento, la primera que hice con Dara fue esta. Y ya en frío me demostró lo mucho que vale profesionalmente. Por deciros que hasta la tiré al suelo… Tenía que tirar de ella hacia atrás, darle vuelo al vestido con una mano y con la otra a su cabello. La imagen tenía que transmitir tensión en movimiento.

Making caída

Making baile

Making movimiento

Making las dos fuerzas

Making making

Making dos fuerzas II

Al final, como podéis ver, nos quedamos con la imagen en la que salgo con el brazo extendido. La diagonal que hace me encanta y creo que le da mucha armonía a la foto.

Quiero descubriros una cosa: esta señorita no sólo es buena fotógrafa o buena modelo, también nos sorprendió con sus cualidades como gimnasta. Hace la pirueta varias veces seguidas O_O

Making dara pirueta

¿Cuál es el trasfondo de esta foto? Hace mucho tiempo que no sufro por amor ni me debato sentimental y emocionalmente por alguien a quien amo. Me refiero a esos amores tóxicos y dañinos que todos hemos experimentado al menos una vez en nuestra vida. Guillermo Mateo es el amor más estable y equilibrado que disfrutado en mi vida y doy las gracias a los dioses por ello, porque quizá el mal de amor es uno de los más terribles e irracionales que existe ¿Y lo peor de todo? Que nadie podrá hacernos ver la realidad, que pertenecemos a una especie que parece ser que sólo aprende a tortas. O al menos siempre es mi caso, hasta que no me pego la enorme bofetada (o varias) contra la realidad, no aprendo. Creo que esta lucha la hemos vivido casi todos y la quería plasmar en una foto muy limpia, muy genuina.

Los vestidos blancos ya no me valen, pero yo nunca tiro la ropa, porque para fotos así me hacen el favor del siglo. Uno está roto, otro tiene manchas que no se van ni en la tintorería, el otro me va grande… pero para trotar con ellos en una foto son geniales ^^

Por cierto, aunque en sus fotos no lo parezca, Dara es rubita. Ella trabaja en BN y con unos colores muy contrastados, por eso cuando la vi me hizo gracia que tuviera esa melena tan clara. A veces, durante la edición, me hacía gracia ver mechones con tonos pelirrojos. Tiene un cabello envidiable.

Dara golpe de cabello

Dara cabello

Dara golpe de cabello I

Por otro lado, por primera vez os puedo dar un vídeo de Making of. Lo ha realizado mi buena amiga Alegría Salvador, quien se vino desinteresadamente a grabarnos a todas, tanto a Elena y a Merche, que andaban por ahí haciendo de las suyas (creo que algo relacionado con el Apocalipsis), como a nosotros.

Alegría

¡Espero que os guste tanto como a mí! Hemos tenido que poner subtítulos porque con el viento no se escuchaba bien mi voz.

Sí, mamá, ya sé que aparezco guillando el ojo. Es que a mi señora madre no le gusta ese gesto mío, que cuando me da el sol se me acentúa muchísimo. Te doy la oportunidad de regañarme por teléfono, que sé que lo echas de menos, ¡enséñale el vídeo a la abuela!

¡Foto del vídeo, foto making del trabajo de making :P!

Making explicando

Muchas veces nos comemos demasiado la cabeza con todo aquello que nos hace sufrir… todo aquello o todos aquellos, que no es lo mismo. Pero es normal entendiendo que las personas tendemos a ser pesimistas como una medida de protección. Es un instinto muy primitivo que hemos heredado de nuestros antepasados, una manera que tiene nuestro cerebro de ponernos alerta frente a una agresión externa. Sin embargo, no todo son peligros. Esta actitud las más de las veces nos ciega a la hora de ver lo más bello, por ello, cuando me abrumo demasiado por H o por B, me paro a pensar en los muchos aspectos positivos que tocan mi vida y uno de ellos son los amigos. Me sobran dedos de las manos para contarlos, pero los pocos que tengo son excepcionales, me colman y me despiertan un enorme sentimiento de bienestar. Ese domingo me sentí rodeada de cosas buenas: mi amor, mis amigos, mis perrinas, la fotografía. Soy una mujer afortunada.

Dara tiende a decir que los domingos siempre pasan cosas buenas. Pues a lo mejor está en lo cierto, porque ella me sucedió un domingo.

Dara claveles

Advertisements

2 thoughts on “Sentimientos en danza

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s