Exposiciones, premios, concursos. Factores a tener en cuenta con nuestra obra

foto cuerda

Esta entrada en el blog quería dedicarla a todos aquellos que desean exponer obra impresa, con la esperanza de que mi experiencia pueda orientar a muchos de vosotros en el camino tan escabroso que puede llegar a ser organizar una exposición o enviar obra a un concurso o premio.

Para empezar, ¿dónde imprimir? Bueno, es el eterno dilema de siempre, conozco a pocos satisfechos con su obra impresa: que si los blancos están quemados, los negros empastados, los colores demasiado contrastados, que si la tinta se nos queda en los dedos, que si el papel es malo… Mi consejo es que busquéis un buen laboratorio si esa impresión luego se va a poner en venta. Ya no sólo por la dignidad de nuestro trabajo, sino porque nuestro posible cliente se merece lo mejor si va a tener que soltar la pasta. Creo que si nosotros fuéramos el comprador también nos gustaría obtener la pieza artística en cuestión en condiciones. Como cualquier cosa que adquirimos y que nos suponga un esfuerzo económico.

¿Dónde imprimo yo? Pues después de probar muchos laboratorios, hay una tienda en Fuencarral que se llama “Velasco y Tejada” que lo hacen bastante bien. Trabajan con un laboratorio que me deja muy contenta, con los colores que a mí me gustan, a saber, que la diferencia entre la foto del ordenador y la foto en el papel no sea abismal. Están genial de precio y además es revelado químico ¿Cuál es el inconveniente? Pues que si queréis hacer unas fotos con más de 1’27 de ancho, ya no puede ser. Las máximas proporciones con las que trabajan es 1’27 de ancho y el largo que deseemos. Yo las he impreso desde un tamaño pequeño de 10×15 cm, hasta de un 1’50×1 m. Aquí cada uno como lo vea, yo por ejemplo me siento muy cómoda viendo mis fotos en un tamaño de 40×60, me parece el ideal. Un tamaño mayor casi me aterroriza, pasan a convertirse en mis “bestias de luz”. Así las llamo. Me fascinan tanto como me aterran. No me gustan mis fotos en tamaños descomunales, si lo puedo evitar, mejor que mejor. Y si las imprimo a tamaño gigantesco, las quiero bien lejos de mí. Es algo personal.

Minerales de sangre expuesta

Buscad vuestro laboratorio en función de los siguientes factores:

– Calidad del papel y la tinta. Como mínimo que la tinta no se os quede pegada a los dedos.

– Que la impresión se asemeje a lo que veis en vuestra pantalla de ordenador. No os quedéis insatisfechos con la impresión. No es justo después de tanto trabajo, que por una impresión la fotografía en cuestión se vaya al garete.

– Vuestro bolsillo. Partiendo de que la fotografía es cara, hay laboratorios que se ajustan más o menos a vuestro presupuesto. Cada uno tiene sus preferencias, por lo que invito a mis lectores a dar parte del laboratorio en el que suelen imprimir, ¿cómo son los precios? ¿Y la calidad? ¿En qué soportes imprime? ¿Cuál es el tamaño máximo?

La fotografía, creo que después del cine, es una de las artes más caras que existen. Y se dirá lo que quiera, pero la era digital no sólo la ha abaratado, sino que la ha puesto prácticamente al alcance de todos. Pensar que esto es algo negativo es de ser elitista y el arte no debe de pertenecer a ninguna élite o reducirse a un determinado sector que, por norma general, suele ser aquel que tiene más recursos económicos. Quejarse de que hoy en día todo el mundo puede hacer fotos es como quejarse de que todo el mundo puede hacer dibujos porque todo el mundo puede tener un lápiz. No sé de qué tienen miedo, la verdad. Entre otras cosas porque el problema no está en la generalización de las herramientas para la producción artística, sino quizá en qué factores tenemos en cuenta para declarar una pieza como obra de arte. Y eso daría que hablar, muchísimo.

Por otro lado, ¿cómo poner precio a la obra?

– Informaos bien de qué porcentaje se lleva la galería, tienda, restaurante o sala donde estéis exponiendo. Normalmente está entre el 20% y, los más abusones, el 50%. Poned el precio de la obra en función de lo que luego os vayan a quitar.

– Preguntad antes si tenéis que añadir el IVA, porque hay muchos que luego os dan la sorpresa, “¡Te hemos restado el IVA + el porcentaje que se lleva la galería!” Y os daría la risa floja por no llorar de lo poquito que vais a ganar con VUESTRA obra, si no perdéis dinero.

– En los concursos y premios, si tenéis la fortuna de ganar, tened en cuenta las retenciones fiscales. Sí, señores, ese dinerito que se queda el Estado por vuestro esfuerzo personal y por ayudaros en nada, sobre todo a los artistas. Tened también en cuenta las retenciones fiscales cuando vendéis obra en algún concurso.

– Las galerías que cobran por exponer. Tened infinito cuidado con esto. Si os sobra el dinero, adelante, pero en mi humilde opinión -que da para otra entrada- muchas de las galerías actuales no son amigas de los artistas, lo son del dinero. Decir que los precios que proponen son abusivos es decir poco, pero ya digo, allá cada uno con lo que decide hacer con sus recursos económicos.

– Por último, una obra artística no cuesta lo que su impresión. Detrás de una fotografía hay un esfuerzo emocional y artístico. Vendéis una prolongación de vosotros mismos, no estáis vendiendo un bote de tomate frito. Así pues, sin excederse, poned el precio a vuestra obra teniendo en cuenta todos estos factores, es decir, los costes de producción, lo que os haya costado a vosotros la creación de esa obra de arte y el valor que creeis que puede tener esa obra de arte. Por producción entiendo la impresión, los marcos y paspartús, el tiempo de trabajo que os lleve preparar las obras para vender o exponer, los gastos de envío, etc.

Por otro lado, en fotografía, poned el precio en función de si hay tirada o no. Si hay copias ilimitadas, la obra ha de ser más barata y, si hay un límite, un poco más cara. Yo personalmente valoro mucho la tirada numerada y firmada y así trabajo. De hecho, mi obra se ha revalorizado mucho más desde que vendo así.

¿Cuáles son mis precios por foto? De cada una hay dos tiradas.

Una tirada de 30 copias a 20x30cm, todas firmadas y numeradas. Precio: 60 euros.

Una tirada de 20 copias a 40x60cm, todas firmadas y numeradas. Precio: 130 euros.

A mí me habría gustado reducir el número de copias por tirada, pero vivimos en unos tiempos tan duros para los que queremos vivir de nuestra producción artística, que lo tengo que hacer así. No hago fotografía por encargo y en modo alguno cobro bodas, bautizos, comuniones, etc.

No llego nunca a fin de mes, pero es la vida que he escogido y a apechugar con ella.

MA8A2463

Para cerrar el tema de venta de obras o de exposición, quisiera hacer alusión a una práctica que últimamente está muy de moda: Yo te dejo exponer un mes (o lo que sea) a cambio de una de vuestras fotos/cuadros/escultura, etc. Señores, esto es una injusticia como la copa de un pino. Si os dejan exponer un mes, le dejáis un mes una de vuestras obras. Lo que no puede ser es que vosotros expongáis un mes y ellos se queden una de vuestras obras para siempre, no tiene ningún sentido.

Hace tiempo, el artista y uno de los mayores promotores del arte que he conocido en mi vida, Juan Antonio Quilés, dijo que a los artistas deberían pagarles por exponer. De hecho, me suena que él lo ha hecho más de una vez. Si tienes una banda de música y vas a tocar a un local, es lógico que os paguen. Pero si vas a un local y vas a exponer tu obra, no se ve tan lógico que tengas que cobrar por decorarles las paredes. Invito a la reflexión sobre esto. No dejéis que se aprovechen de vuestra ilusión de exponer, entre otras cosas porque por norma general no van a pagar absolutamente nada de lo que os cueste la exposición, que es un pastizal: marcos, paspartús, impresiones, transporte, embalaje, material de sujeción, herramientas, montaje, etc. Todo esto sin contar con que hay cristales de marcos que se os pueden romper y obra que se daña por el camino -tened mucho cuidado con el cartón pluma, es horrible-. Una exposición es algo muy costoso, pensaoslo muy bien si además de no pagaros los costes, os piden obra. Chicos: un espacio no debería ser tan caro.

http://www.youtube.com/watch?v=UONiq0erSyE&feature=youtu.be

¿Cómo enviar la obra?

El embalaje del paquete ha de ser equivalente al contenido del mismo. Es duro decirlo, pero es así: si queréis enviarlo por correo, el embalaje ha de ser bueno y seguro, entre otras cosas porque cualquiera que sea la empresa de envío, no tratará la obra con cariño alguno, pagéis lo que pagéis. De hecho, si vuestra obra no está catalogada por el Estado como “Obra de arte”, no será considerada como tal, por mucho que lo digáis o lo dejéis escrito en el paquete. Le pondrán paquetes encima, recibirá golpes, lo arrugarán, lo doblarán, lo mojarán e incluso si pierden el envío, si el paquete no está asegurado (¡y bajo qué condiciones!), no se hacen responsables. Preparad vuestro embalaje para todo esto. Si vais a enviar obra sin enrollar -que es un muy buen método: el tubo- lo más seguro es una caja de madera. Es carísimo, por eso quería escribir sobre todo esto, para que sepáis a qué os podéis atener, qué podéis esperar, qué os puede suceder. Yo he enviado mis dos fotos grandes envueltas en cartón y plástico con burbujitas y han llegado, pero podrían haberse roto o perdido, es un riesgo. Lo he hecho así porque no tengo apenas pasta, como la gran mayoría de los artistas que han decido dedicarse al arte en estos tiempos que corren.

Sé que todavía me darán muchos palos, pero estaba deseando escribiros para que no os pase a vosotros. Algunas cosas son muy difíciles de sortear o evitar, por eso escribo esto, para que al menos ya vayáis mentalizados y, en función de eso, decidáis.

MA8A2458

Advertisements

Sentimientos en danza

La cita (reducida)

Cierro la tarde que pasé con Dara Scully con esta foto. Tengo cierta predilección por los horizontes y espacios muy limpios, no sé por qué no recurro más a ellos. De hecho, tengo unas tres fotos muy minimalistas que son mis favoritas: Ofelia en el mar, la de la ascensión al cielo con una cuerda o la de seres carroñeros, esa en la que aparezco yo, un buitre y mis perris.

En realidad, cuando Merche me habló de este enclave en la Casa de Campo, ni por asomo pensé que terminaría fotografiando en aquella enorme explanada de asfalto. Me dio la impresión de que la utilizan para conciertos o como aparcamiento para grandes eventos en un lugar cercano. Cuando busqué un lugar para disparar, me di cuenta de que no había ningún horizonte que me gustara. Vistas a Madrid capital, el grupo de pinos donde quería hacer la primera foto que os presenté de Dara y otro bosquecillo en el que había gatos y condones. Milka y Menta nos dieron parte de ello, bueno, sólo Menta, Milka siente pavor hacia los gatos. Hay una en una librería de Espíritu Santo que se llama Preta y Milka cada vez que la ve cambia de acera. Pero en resumidas cuentas, tengo que reconocer que la protagonista de ese día fue Menta y no por motivos exactamente agradables. Para empezar Guille tuvo que sustraerle de la boca un condón rojo. Suponemos que era de fresa y que por eso le gustaba. Y si le gustaba por otros motivos prefiero no pensarlo. Luego se revolcó en caca y en carne podrida y de su cuerpo emanaba un hedor putrefacto. Nadie se quería acercar a ella y ella tan encantada con su nueva fragancia. Aquella noche, a pesar de que llegamos a casa reventadísimos, la metimos en la bañera con arnés incluido. Este hecho me dio que pensar: seguramente mi perfume les debe de parecer repulsivo. Debió de pensar algo parecido a esto “Para una vez que me perfumo yo, va y me lo reprocha… intolerantes…”.

Cuando realicé esta foto estaba pensando en una cita, de esas venenosas a las que el ser humano es tan adicto. En un principio yo era la fuerza que tiraba de Dara y Dara era la resorte que desencadenaba la tensión emocional. En resumidas cuentas, mi papel era de mala malísima… o de buena buenísima, dependiendo del pretendiente al que nos enfrentemos. En un principio esta era la idea inicial, pero mientras la iba editando la foto iba tomando una nueva forma y la idea iba fermentando. Creo que en el fondo Dara y yo no estábamos encarnando a dos personajes, sino uno. Este personaje es un amasijo de sentimientos encontrados y mucho me temo que quien le envía esos claveles no le hace ningún bien, por eso se debate entre recibirlos o rechazarlos. He escogido los claveles porque son una de mis flores favoritas. Huelen muy bien y me recuerdan a Sevilla. Por otro lado, las flores en el aire y luego el mismo grupo en el suelo representan las dos opciones de su destino: volar o estrellarse contra el asfalto.

making claveles

Nos pusimos manos a la obra, así que con Dara en posición, mi Guille ayudando y Alegría con cámara en mano, comenzamos a disparar. Por cierto, Guille no sólo es trípode humano, también me ayuda las más de las veces a encuadrar, a realizar pruebas de luz o a enfocar. Mi amigo y fotógrafo Alberto Rodríguez, el chico de Alegría (y la próxima primavera, marido), tiene ya casi una exposición con las fotos de prueba de Alegría. Yo debería hacer algo parecido

Making Guille centrado

Aunque os haya enseñado primero la foto de El nacimiento, la primera que hice con Dara fue esta. Y ya en frío me demostró lo mucho que vale profesionalmente. Por deciros que hasta la tiré al suelo… Tenía que tirar de ella hacia atrás, darle vuelo al vestido con una mano y con la otra a su cabello. La imagen tenía que transmitir tensión en movimiento.

Making caída

Making baile

Making movimiento

Making las dos fuerzas

Making making

Making dos fuerzas II

Al final, como podéis ver, nos quedamos con la imagen en la que salgo con el brazo extendido. La diagonal que hace me encanta y creo que le da mucha armonía a la foto.

Quiero descubriros una cosa: esta señorita no sólo es buena fotógrafa o buena modelo, también nos sorprendió con sus cualidades como gimnasta. Hace la pirueta varias veces seguidas O_O

Making dara pirueta

¿Cuál es el trasfondo de esta foto? Hace mucho tiempo que no sufro por amor ni me debato sentimental y emocionalmente por alguien a quien amo. Me refiero a esos amores tóxicos y dañinos que todos hemos experimentado al menos una vez en nuestra vida. Guillermo Mateo es el amor más estable y equilibrado que disfrutado en mi vida y doy las gracias a los dioses por ello, porque quizá el mal de amor es uno de los más terribles e irracionales que existe ¿Y lo peor de todo? Que nadie podrá hacernos ver la realidad, que pertenecemos a una especie que parece ser que sólo aprende a tortas. O al menos siempre es mi caso, hasta que no me pego la enorme bofetada (o varias) contra la realidad, no aprendo. Creo que esta lucha la hemos vivido casi todos y la quería plasmar en una foto muy limpia, muy genuina.

Los vestidos blancos ya no me valen, pero yo nunca tiro la ropa, porque para fotos así me hacen el favor del siglo. Uno está roto, otro tiene manchas que no se van ni en la tintorería, el otro me va grande… pero para trotar con ellos en una foto son geniales ^^

Por cierto, aunque en sus fotos no lo parezca, Dara es rubita. Ella trabaja en BN y con unos colores muy contrastados, por eso cuando la vi me hizo gracia que tuviera esa melena tan clara. A veces, durante la edición, me hacía gracia ver mechones con tonos pelirrojos. Tiene un cabello envidiable.

Dara golpe de cabello

Dara cabello

Dara golpe de cabello I

Por otro lado, por primera vez os puedo dar un vídeo de Making of. Lo ha realizado mi buena amiga Alegría Salvador, quien se vino desinteresadamente a grabarnos a todas, tanto a Elena y a Merche, que andaban por ahí haciendo de las suyas (creo que algo relacionado con el Apocalipsis), como a nosotros.

Alegría

¡Espero que os guste tanto como a mí! Hemos tenido que poner subtítulos porque con el viento no se escuchaba bien mi voz.

Sí, mamá, ya sé que aparezco guillando el ojo. Es que a mi señora madre no le gusta ese gesto mío, que cuando me da el sol se me acentúa muchísimo. Te doy la oportunidad de regañarme por teléfono, que sé que lo echas de menos, ¡enséñale el vídeo a la abuela!

¡Foto del vídeo, foto making del trabajo de making :P!

Making explicando

Muchas veces nos comemos demasiado la cabeza con todo aquello que nos hace sufrir… todo aquello o todos aquellos, que no es lo mismo. Pero es normal entendiendo que las personas tendemos a ser pesimistas como una medida de protección. Es un instinto muy primitivo que hemos heredado de nuestros antepasados, una manera que tiene nuestro cerebro de ponernos alerta frente a una agresión externa. Sin embargo, no todo son peligros. Esta actitud las más de las veces nos ciega a la hora de ver lo más bello, por ello, cuando me abrumo demasiado por H o por B, me paro a pensar en los muchos aspectos positivos que tocan mi vida y uno de ellos son los amigos. Me sobran dedos de las manos para contarlos, pero los pocos que tengo son excepcionales, me colman y me despiertan un enorme sentimiento de bienestar. Ese domingo me sentí rodeada de cosas buenas: mi amor, mis amigos, mis perrinas, la fotografía. Soy una mujer afortunada.

Dara tiende a decir que los domingos siempre pasan cosas buenas. Pues a lo mejor está en lo cierto, porque ella me sucedió un domingo.

Dara claveles

El nacimiento

El nacimiento (pequeña)

Recuerdo perfectamente la segunda vez que quedé con mi amiga Merche, ya a solas, para charlar sobre algún que otro proyecto fotográfico. La conocí en una de sus sesiones y posé para ella con un corazón anatómico y sangre, mucha sangre. Reconozco que a mí las fotografías con restos y partes de animales muertos (sí, los filetes) me atraen muchísimo, pero por ética hace ya casi dos años que soy vegetariana. Y eso conlleva muchas cosas, entre ellas no ir a la casquería a por corazones ni nada que tenga procedencia animal.

Pero al grano. Fue durante nuestra segunda cita cuando surgió el nombre de Dara Scully. Por aquel entonces estábamos realizando una lista sobre los fotógrafos creativos más destacados en España, por lo que anoté su nombre en una libreta para luego mirar su obra en casa, pues no conocía su trabajo. Hace tiempo que me obsesiona la idea de dar visibilidad a todos aquellos fotógrafos que aportan algo de imaginación a la fotografía, tengan la edad que tengan, sea cual sea su currículum artístico. Algún día escribiré un ensayo sobre fotografía y creatividad en potencia, con un detallado dossier con fotógrafos españoles -consagrados o no- que aportan mucho a la fotografía y el mundo de la fotografía les reconoce más bien poco o nada (ay, los de arriba…).

La obra de Dara es poética, íntima y sensible. Creo que lo más llamativo de su obra es la facilidad con la que configura un universo propio, una impronta que sólo puede llevar su nombre. Así pues, con el mismo silencio en el que parecen vivir sus personajes, seguía su trabajo. Creo que la sigo desde hace dos años y medio y la conozco en persona desde hace tres semanas. Ella viene de un pueblecito del norte, estudió Bellas Artes en Salamanca y se ha asentado en Madrid unos meses para realizar un curso en Efti.

Anunciado este hecho, le propuse humildemente un posado para un par de fotografías y ella aceptó con entusiasmo. Realizamos dos fotografías en un enclave de la Casa de Campo y posiblemente esta principal de aquí es lo que más se asemeja a lo que tenía en mente. De hecho, mientras la estaba editando, me dio la impresión de estar visualizando una imagen que ya había visto hace mucho tiempo. Quizá el hecho de trabajar con Dara ha sido una de las experiencias más curiosas que he realizado nunca: jamás había fotografiado a una fotógrafa. Aquello al final se convirtió en una sesión de intercambio, sí. Intercambiamos posado y fotos. Normalmente hay muy buena simbiosis entre mi mundo y las modelos que escojo, pero en el caso de Dara fue muy especial. Ambas compartimos la misma forma de entender la fotografía, la practicamos con pasión y posamos en nuestras propias fotos, siempre en exteriores y en entornos naturales. Creo que eso genera un vínculo que, a la hora de trabajar la una para la otra, facilita el proceso creativo.

Aprovecho para decir por aquí que está abierta a posados para otros fotógrafos, pero aviso de antemano de que tenéis que proponerle proyectos interesantes y creativos… o al menos yo no la veo con el culo pollo, los morros de pato y mirada ardiente… que nos conocemos. No quisiera por nada del mundo que, tras leer que Dara posa, reciba por mi culpa el correo de algún follógrafo.

Todo el mundo conocéis los resultados de Dara como fotógrafa, pero esta señorita está despuntando como modelo y, sinceramente, a mí me parece una mujer muy prometedora. Creo que para cada foto sólo le di tres indicaciones. O menos. No hizo falta nada más, porque en la foto del árbol, en cuanto se colocó, visualicé la foto en cero coma. Llevábamos un pequeño taburete para elevarla unos centímetros del suelo y, en cuanto se colocó, dije “¡Pero bueno! ¡Si esta es mi foto!” Y en eso tuve suerte, en que entendiera hasta lo más profundo cuál era la imagen que tenía en la cabeza, pues el sol desaparecía por minutos. Me daba mucho apuro tenerla desnuda mucho rato y encima estaba perdiendo luz, por lo que no tengo muchas fotos de making, ¡y qué rabia me da!

Dara luces

¿Cómo hicimos esta foto? Pues me inspiró el pino, el árbol en sí y un mito que gira en torno a este. Es uno de los árboles más primitivos que hay y en algunas regiones de Asia es símbolo de la inmortalidad. Me encanta su aroma y me fascina que sea a la vez un árbol tan longevo, y a la vez tan lento en su desarrollo. En la Grecia antigua el pino estaba asociado a la sexualidad. Con la piña se solía adornar el cetro de Baco, que lo utilizaba para hechizar a ninfas y sátiros. Existe otro mito donde aparece el pino asociado al erotismo, como es el caso de Atis, dios de la vegetación y sus ciclos. La historia cuenta que fue castrado después haberse acostado con una ninfa y, como consecuencia, muere convirtiéndose en un pino. Algo se cuenta por ahí de que su señora madre -y amante- Cibeles estuvo detrás de su fin corpóreo y posterior transformación en árbol.

En la Casa de Campo no nos costó encontrar un árbol con una ligera inclinación y recostar a Dara en él. No era una postura exactamente cómoda, pero el posado es así de sufrido y los fotógrafos somos así de gentuza a veces 😛 Deseaba que el cabello estuviera adherido al árbol tanto como su cuerpo, por lo que en un inicio Guille tenía que pegarlo al árbol y, en un movimiento rápido, soltar y salir del plano… pero cuál no fue nuestra sorpresa, cuando la realidad pareció hermanarse con la idea de la foto. El cabello de Dara se quedó enganchado a la corteza del árbol, por lo que no me hizo falta que Guille le recogiera el pelo más de tres veces más.

Making con Guille

¿Cómo he conseguido ese pelo tan largo y salvaje? Lo reconozco, es Photoshop. Esta foto tiene mucho Photoshop. He ido cogiendo de diferentes tomas mechón por mechón de pelo y lo he ido integrando. El taburete está borrado con tampón de clonar… y menudo trabajito para borrar las vallas de atrás. Y sí, vale, sigo confesando: los pajaritos no pasaban por allí. Creo que los únicos pájaros reales que hay en mis fotos son los de “Libertad”, la foto que realicé en el verano del 2012 en Doñana, la de los caballos. Es una foto relinda en la que no hay Photoshop, todo fue real, desde los caballos tranquilitos a mi lado, hasta esos pájaros surcando el cielo. Hace nada un compañero me preguntaba si sabía crear fondos artificiales en una foto de estudio. Y yo me pregunto cómo se puede buscar eso en fotografía con la cantidad de enclaves fascinantes que hay en este maltrecho país. No obstante, como mi compañera Lidia Vives, defiendo con fervor el trabajo creativo que se puede llegar a realizar con Photoshop, tanto si se busca un efecto realista como si se desea un resultado un poco más plástico o pictórico.

Dara es un ser del bosque y, no sería de extrañar que el bosque la reconozca en seguida y la voluntad de fundirse en un solo ente sea mutua. Dara acoge a la naturaleza y la naturaleza la recibe con los brazos abiertos, con todas sus hojas y gotas de resina, con la tierra húmeda y el césped tierno y frágil. Creo que Dara vive en un eterno abrazo con el bosque o el bosque vive en un eterno abrazo con Dara y es quizá esta pequeña confusión o simbiosis lo que hace especial su obra y lo que le ha hecho especial como modelo en un entorno natural.

Dara apoyada en árbol

Dije antes que habíamos hecho un intercambio de posados… seah 🙂 Y fue un placer ser atrapada y congelada en un tierno abrazo a este pino… entre otras cosas porque es mi árbol favorito, junto al olivo y la higuera. Me tomo esta foto como un abrazo a la fotografía, como un abrazo a Dara, como un abrazo a la naturaleza, como un lazo que me ata a lo más extraordinario.

1000228_664874040213402_1305669573_n

Si no conocéis su trabajo, os dejo con su Flickr y su página de Facebook, ¡y a disfrutar!

https://www.facebook.com/pages/Dara-Scully/165896423466780?fref=ts

http://www.flickr.com/photos/darascully/

Por último, mis agradecimientos a Dara por la inspiración, por dedicarme una tarde e integrarme en su mundo tanto personal como creativo, a Merche por su compañía, por su tortilla y por esa inolvidable ensañada de pepino, soja, vinagre de arroz y ajonjolí, a Alegría por venir de manera completamente desinteresada a grabar el vídeo de making (queda para el próximo post y próxima foto con Dara), a Guille por ser el mejor equipo que jamás he tenido. Estas cosas te ayudan a crecer un poquito, a pensar que lo mejor siempre está por venir.

Dara

El obstáculo

El obstáculo (pequeña)

En realidad, esta es la primera foto que hicimos aquella tarde, aunque yo os la muestre como último trabajo en aquellas vías de Rivas. Para estar en otoño, hacía un calor insoportable. Me ocupé de todo, del picnic, los pasteles de cumple, el equipo, el estilismo… pero resulta que se me olvidó algo esencial, las bebidas. Si hay algo que me molestaba cuando posaba como modelo de intercambio, es que no me lleven agua, que no se preocupen de si tengo alguna necesidad de hidratarme cuando realizo un esfuerzo. Pues bien, confieso que este mismo error lo cometí yo con mi propia modelo y me avergüenzo un montón…. entre otras cosas porque la iba a envolver en plásticos. Fue Guille quien, con las perrinas, cogió el coche y se fue a por una botella de agua fresca. Desde aquí me vuelvo a inclinar ante él y pido perdón a Diana por ese pequeño inconveniente, que en una hora se subsanó.

Hasta las perrinas estaban sedientas.

Guille dándoles de beber a las perris.

Por favor, fotógrafos, tratad bien a las modelos. Yo sé que con la emoción del momento nos olvidamos de muchas cosas, pero lo que tenéis delante es una persona, no un trozo de carne que forma parte de la composición de una foto.

Pero vayamos al grano, ¿cómo hice esta foto?

Pues para empezar necesitaba un plástico enorme, por lo que de un contenedor de obras cogí uno. Sí, ya lo sé, yo soy muy basurillas y chatarrera para mis fotos,¡pero es que se tiran muchas cosas super útiles!. Estaba lleno de polvo, así que decidí darle un fregao y tenderlo como una cortina… pero a la noche siguiente llovió y fue cuando me di cuenta de la cantidad de mierda que tiene el cielo madrileño, porque cuando volví a coger el plástico, estaba lleno como de pequeños puntitos de polvo gris. No es que sea fumadora, pero últimamente si queréis envenenar vuestros pulmones sólo tenéis que salir a la Gran Vía y respirar hondo.

Cuando llegamos al lugar, lo primero que hice fue buscar un horizonte donde las vías fueran lo último en lo que se perdiera la mirada. Tenía esa idea en mente, pero lo mejoró el paisaje de fondo, por lo que contaba con dos horizontes maravillosos… y unas nubes aún mejores. No son ningún pincel de Photoshop ni nada, estaban ahí y son tan bonitas que parecen de mentira.

Después de encontrar la localización, cogimos esas plantitas y, con piedras, las plantamos en medio de las vías. Eran el obstáculo perfecto, algo lo suficientemente serio para mi personaje. Sabía que no se pararía ante cualquier cosa, sólo ante algo hermoso y raro y a la vez incómodo.

Una vez reunidos todos estos primeros elementos, pusimos en el encuadre a Diana y, con el plástico antes mencionado, le hice una falda  atada con un cinturón negro que tenía de un kimono en casa.

Making of V Pelo en movimiento

Esta es la base, donde se realizan todas las primeras tomas y las más importantes. Es en este primer momento donde busco la foto principal, rogándole a la modelo diferentes poses, expresiones, posiciones de los brazos, etc. Tengo la mitad de la sesión en las vías y la otra mitad subida a un montículo donde me estaba destrozando un pie. Al final estaba tan dolorida que fue Guille quien tuvo que bajarme para poder lamerme las heridas.

Por último, nos quedaba la última fase. Ya sabéis que a veces me gusta darle espectacularidad a la foto con telas al viento, ¿cómo hago esto? Es sencillo. Cojo la tela en cuestión y la agitamos en diferentes direcciones de luz. Es importante que la fotografiéis en el mismo sitio donde luego con Photoshop la vais a integrar, porque si no la luz no es cogerente.

Making of I

Making off Agitando tela plástico

Todo este proceso no me lleva más de tres cuartos de hora, porque al tener la fotografía en la cabeza y al buscar sólo una principal, soy muy rápida. No obstante creo que salen algunas fotos de Making muy lindas.

Making of Diana XIV

Making of VI Diana

Making of VIII Diana centrada

Making of XI Diana

Making-of Diana XIII Sacudida de cabello

Intrusismos aparte, claro, siempre los hay. Una veces quedan bien y otras regular, pero ya sabéis que si no voy con las petardas de mis perras no me inspiro del todo. En este caso Menta nos estaba pidiendo un palo para jugar y le tuvimos que decir que después, que de momento estábamos nosotros jugando con ellos.

Making of III Menta intrusismo

Me pregunto qué es lo que me inspiró esta foto, pero de momento no consigo dar con alguna imagen que haya sido el motor… a veces creo que me inspiro en mis anteriores trabajos o, siendo un poco cruel conmigo misma, que me repito. Así que más que qué me inspiró, me pregunto qué es lo que me motivó.

Pues la respuesta es la siguiente: problemas y más problemas. Unos más grandes, otros más pequeños, pero son todos esos obstáculos que a todos nos asaltan una vez en la vida. No quisiera escribir los míos,  entre otras cosas porque no quiero contaminar vuestra versión de la foto. Esta imagen gira en torno a nuestra capacidad de afrontar problemas, pero sobre todo deseo hacer reflexionar sobre nuestra actitud frente a ellos. Personalmente yo soy muy caótica y demasiado nerviosa. Y los nervios y la poca racionalidad son malos consejeros. En mi opinión personal, mi personaje está deseando quitarse un problema y está pensando qué hacer para poder conseguirlo, qué se lo impide.

Hace nada escuché una entrevista muy interesante a Elsa Punset y expuso una teoría muy linda. Más o menos viene a ser que el optimismo y el afecto son dos factores muy positivos para enfrentarse a los problemas de la vida diaria. Se dice rápido, porque a veces es muy fácil caer en el desaliento, pero con esfuerzo, tesón, constancia y calma, los obstáculos se vencen y las metas se alcanzan. Que los problemas al final sólo sean una sombra muy sutil y poco grave en vuestras vidas.

Making of XII Diana

Entrevista a Nuria M. Alonso.

Ahí va la entrevista de la ganadora de mi I Concurso de fotografía creativa. Muchísimas gracias, Nuria, por responder a estas preguntas. Yo personalmente me he sentido muy identificada con muchas de sus respuestas y sospecho que más de uno se verá reflejado en sus palabras.

Me encanta conocer un pedacito de vuestras mentes, me aportan mucho, ojalá hubiera podido realizar preguntas a muchos más de los participantes y publicarlas. Existen tantos mundos fotográficos como mentes humanas, pero a la vez, nos une nuestra condición humana, por lo que quedaría patente que muchos de los motores y fuerzas que generan un acto creativo no están muy lejos de ese remolino de inquietudes y sentimientos tan universales, que al fin y al cabo nos toca vivir a todos.

Editorial Moda

1- Define Fotografía con el corazón.

Levantarte y acostarte pensado en imágenes, en nuevos universos. Sentir que puedes cambiar cosas con ella. Observar, buscar, crear, encontrar tu luz, reflejar tus ideas y crear micro-mundos para transportar a las personas a un lugar mágico.

Image

2- Inspiración, ¿qué supone para ti este término?

El momento de lluvia de ideas que explotan en tu cabeza, imágenes que se van creando y cambiando según vas pensando más en ellas. A mí me inspiran los objetos, también algunas personas, pasear, la música, la lectura. Algunos dicen que las ideas les vienen en la ducha, yo soy más de noches de insomnio. Ese momento en el que casi estás a punto de dormirte, te viene una imagen y ya no duermes, porque estas creando algo nuevo.

Image

3- Últimamente parece que la fotografía se divide en dos grupos, los puristas, abanderados de fotografía analógica y acérrimos enemigos del Photoshop y los que apuestan por la era digital y las nuevas tecnologías, ¿cuál es tu posición con respecto a este tema?

Sí, cada vez hay más románticos de la era analógica. Yo la verdad es que la probé casi al principio de estudiar fotografía y me enamoró bastante. Algún día la retomaré y aprenderé a revelar y positivar.

 Por ahora me quedo con toda la tecnología disponible para revelar mis fotografías digitalmente. Eso sí, soy una enamorada del 35 mm. f1.8

 4- A veces los fotógrafos somos crueles entre nosotros, ¿crees que deberíamos apoyarnos más como gremio? Al fin y al cabo nos une una pasión mutua: la fotografía, sea cual sea el género o la edición posterior.

 Sí, hay muchas envidias y competencias. Gente que a la mínima ataca y se pone a criticar o se pica por tener más o menos seguidores, fama, etc.  Mi lema es vive y deja vivir. Pasar de los Trolls y vivir tu fotografía y procesados, con tus propios fallos incluidos. Si me influye cuando es una crítica constructiva, de la que puedo aprender algo, el resto no me preocupa.

 5 – ¿Crees que los premios o concursos de fotografía son visionarios? ¿Crees que reflejan el lado más creativo de la fotografía?

 Es un tema bastante delicado. Mi opinión personal es que los premios con un importe económico elevado suelen tener ganador ya directamente, no los gana alguien desconocido, siempre hay alguien detrás. Con ello se pierde la esencia del propio concurso. Lo suyo sería que gane la mejor foto, la que más transmita, la más impactante y creativa. Yo suelo presentar fotos a concursos, y cuando ves los ganadores, a veces parece que se ríen del resto de personas que se presentaron, ganando algo que no tiene nada que ver con el tema propuesto. Aunque también hay concursos en el que las fotos son impresionantes, así que eso te da ayuda a mejorar y seguir adelante.

 6- En el panorama actual fotográfico, ¿qué fotógrafos e imágenes te inspiran?

Chema Madoz es mi fotógrafo favorito. ¿Quién se quedaría solo con una foto suya? es imposible. Me gustan Annie Leibovitz, Eugenio Recuenco, Gonzaga Manso, Stefano Bonazzi o los retratos a niños de Jill Greenberg.

En cuanto a fotógrafos menos conocidos me gusta la obra Maia Flore, las levitaciones de Natsumi Hayashi o los impresionantes paisajes inventados de Carl Warner y Allan Teger.

A veces en la escuela donde estudié, descubres portafolios con tremendos trabajos como los de Irene Cruz y María Candelaria Rivera.

 7- ¿Cuánto ha sido el máximo tiempo que has dedicado en una foto, desde la idea, la realización y posterior edición?

 El máximo no lo sé. Es verdad que tengo muchos objetos comprados y hasta pensadas fotos con ellos, que están en mi cabeza desde hace meses, y un día de repente , preparas escenario, colocas luces, coges la cámara y lo plasmo por fin. El tema de edición, además de revelar el RAW, es donde trato las tonalidades que deseo. En photoshop, ya lo único es limpiar la foto si es necesario, como imperfecciones.

 Ahora mismo tengo muchas así en la cabeza. Hay muchas ganas de que vayan saliendo y verlas por fin realizadas.

Image

 8 – Muchos fotógrafos sentimos fascinación por los objetos que representan a la fotografía. Por ejemplo, yo tengo en mi casa el vaso-objetivo, el llavero que dispara con Flash, una camiseta y unos pendientes, ¿hasta qué punto la fotografía es un fetichismo en tu vida?

Sí, sí que colecciono cosillas. Algunas regaladas como las tazas-objetivos. En las últimas Navidades me regalaron las que imitan a Nikon y Canon. La cámara llavero con flash. En el mundo de los muñecos o juguetes, cuatro o cinco cámaras y dos trípodes de Playmobil, la fotógrafa de lego. Y ya tenía desde pequeñas las típicas cámaras de recuerdo que venían con postales en el interior.

 Acabo de contar las camisetas ¡¡y tengo 7!! Una de ellas es una Playmobil personalizada que nos hicimos unas amigas, cada una con su color de pelo y ojos

La última me la regaló una amiga en mi cumple.Y un colgante. Y el otro día me compré hasta una cajita en un bazar chino solo porque venía una cámara de fotos en la tapa. El friki-coleccionismo se nos va de las manos muchas veces.

 9- ¿Coleccionas cámaras?

 Tengo una “Polaroid One 600”, una analógica Lomo Rusa “Smena 8m”, una Lomography “Holga 120”, una “Yashica 35GX” y una “Werlisa Club Color”, que era la cámara de mi madre, vamos la primera cámara que pasó por mis manos.

Image

 

10 – Cuéntame alguna anécdota (o varias) sobre algún making-of a lo largo de tu trayectoria como fotógrafa.

 Pues haciendo fotografía nocturna una vez, llevábamos un rato en ello y nos cambiamos de lugar. Plantamos trípode, ponemos nuestra cámara y lo dejamos en Bulb 8 minutos. Al terminar una amiga y yo vemos que nuestras fotos están negras y no sabíamos muy bien porque !!Nos habíamos dejado la tapa puesta!! Lo peor es que mi amiga se le había extraviado el disparador y estuvo los 8 minutos con el dedo en el botón para hacer la foto.

 Otro día estaba con una amiga haciéndonos fotos tontas en su casa, me quité las gafas para posar y al ir a mirar la foto vi que estaba borrosa, incrédula creía que era un problema de enfoque, hasta que me dijo mi amiga: “¡¡si te pusieras las gafas la verías mejor, jaja!! La verdad es que son situaciones un tanto estúpidas, que te hacen sentir como una tonta, pero seguro que a todos nos pasan o nos pasarán alguna vez cosas parecidas.

Image


11- ¿Cuáles son las peores condiciones de trabajo en las que has estado?

 Al trabajar más en mi casa o en estudio, no suelo tener malas condiciones de trabajo. Pero una vez fui a un estudio y al entrar parecía un almacén. Era estrecho, una de las luces no funcionaba y encima casi me da un calambrazo. Vamos que se fue hasta la luz del chispazo.

 (Comentario de la entrevistadora: ahora por privi me chivas quién te alquiló ese antro)

 12- ¿Cuántas veces has perdido la tapa del objetivo? ¿Y la base del trípode?

Pues justo hace bien poquito perdí dos tapas. Pero lo peor es que fue por mi casa y no las he vuelto a encontrar. Base de trípode de momento ninguna y espero no perderlo, porque si q es más difícil de encontrar.

 13 – Dedicarse a la fotografía en estos tiempos, como suele pasar con cualquier tipo de arte, es arriesgado, ¿cuáles son tus apoyos? ¿Qué te alienta?

Mi mayor apoyo es mi pareja, él es el que me suele ayudar con casi todas mis fotografías y lo que me alienta es que algún día habrá recompensa por todo el trabajo que realizamos.

Image

 14- ¿Qué les dirías a aquellos fotógrafos que quieren dedicarse a esto, pero debido a la maldita crisis no terminan de lanzarse? La economía es un factor a tener en cuenta, ¿pero es el más importante?

 Creo que ni yo misma he terminado de dedicarme a ello en profundidad o profesionalmente, pero les diría que se olviden de disparar por disparar, que piensen lo que les gusta, que aprendan con ello, estudien fotografía todo lo que puedan, hagan monográficos de algún tema que les guste, experimenten y sobre todo, mirar los trabajos y grandes obras de fotógrafos.

Para visualizar más de su trabajo:

http://www.flickr.com/photos/nury6/

http://www.efti.org/es/usuarios/nuria-mena-alonso

Image

Image

Image

El beso

Tu rostro está detrás de cada rostro./ Tu boca es cada boca que me besa.

Francisco José Martínez Morán.

Image

No sabéis hasta qué punto soy un colmo de inseguridades cuando trabajo con una modelo que no soy yo. Por eso el día anterior a esta sesión me costó tanto concentrarme en el sueño. Creo que ha sido uno de mis grandes avances en el terreno fotográfico este año, intentar superar mis miedos y trabajar con personas cercanas a mi entorno. Primero empecé con mis hermanas o mi Guille y este año he conseguido realizar sesiones con Sara de Cobos, Zuriñe Goicoechea, Sara Galleguillos, Ruth Clown, Yeray Quirós, Lorena Mateo, Caroline Bouchet o Diana Galayo. Sí, Diana ha sido mi última víctima, esta preciosidad que veis aquí.

Image

Cuando le propuse una fotografía con tintes lésbicos y le di a “Enviar”, me dije, “¿Qué he hecho? ¿Pero qué tontería he hecho?”, pero cuál no fue mi sorpresa, cuando recibí su respuesta entusiasta con el proyecto. Desde aquí le doy las gracias a Diana, por ajustarse a mi mundo como un puzzle, por ser una modelo ideal en mi universo. En ella he encontrado más frenesí que condescendencia y eso para mí es increíble.

Fue la fotógrafa Mara Hernández la que me habló de este puente verde, que me parece lindísimo. El acceso no es fácil si vais con un gran equipo, pero yo tengo el privilegio de rodearme de unos cuantos incondicionales que durante la realización de las fotos me siguen hasta el fin del mundo. Así pues, cuando les señalé en el horizonte el puente, no lo dudaron ni un segundo: “Pues vamos para allá, por una foto cualquier cosa”. Nos desplazamos con nuestros bártulos y, charlando animadamente y caminando por las vías, llegamos al famoso Puente de Arganda.

Os voy a dar cuatro pinceladas sobre el enclave de esta foto, porque creo que con ello gana fuerza. Se trata de un cruce antiquísimo que se remonta al s.XV, por donde cruzaban mercancías procedentes de Valencia y Levante hacia la capital. Este paso de tránsito en barco se prolongó por el río Jarama hasta el s.XVIII y no fue hasta el año 1818 cuando se construyó un puente de madera en los meses de verano, cuando el caudal era más débil. La consiguiente contrucción y evolución de este puente tiene más de un siglo. Entre las anécdotas más interesantes está la evacuación por este paso de todas las obras del Museo del Prado, con motivo de la Guerra Civil en 1936. Todo esto está muy bien descrito en el documental de Alberto Porlán, “Las cajas españolas”. Más adelante fue un objetivo militar muy valorado por ambos bandos en la defensa de Madrid y, debido a la cercanía del frente y la posición estratégica del puente en el transcurso de la Batalla del Jarama, la estructura quedó muy dañada. Lo que estamos viendo en la foto y lo que se conserva hoy en día es la restauración realizada en la posguerra ¿Que si en la actualidad transitan trenes? Pues nada serio desde 1963, pero los domingos pasa El tren de Arganda, “el que pita más que anda”. Si alguno de vosotros es un forofo de los trenecitos, creo que esa máquina os puede interesar.

Podría perderme en referencias culturales con respecto a este puente, donde se han rodado numerosas películas, pero me quedo con la cita de Hemingway que aparece en su novela “Por quién doblan las campanas”, donde lo describe como Fino, de metal, elevado y con aspecto de telaraña.

¿Cómo realizamos esta foto? Es una imagen realmente sencilla. Quizá la única complejidad fue no clavarse ninguna astilla en los pies descalzos e interpretar con cariño ese beso mientras luchábamos contra el vértigo, pues a ambos lados de la viga de madera sólo había abismo. Tuve que poner a Diana allí sentada un rato para que se acostumbrara… entre otras cosas porque la foto iba a ser con los ojos cerrados, por lo que el esfuerzo de mantener el equilibrio iba a ser el doble.

Image

¿Qué fue lo que me motivó a realizar esta foto? Pues quizá luchar contra carteles como estos.

Image

Apoyar actos como estos otros:

Image

Y aplaudir rabiosamente por estos otros:

Image

El primer cartel lo subió mi amiga Merche al Facebook, y advirtió de que ya estaba calentando su caldero de bruja feminista para echar algún niño malo. Bueno, lo del niño malo me lo he inventado yo; personalmente yo echaría a cualquiera 😛 De todas maneras,  no puedo comentar este cartel fuera del tono jocoso, entre otras cosas porque exceptuando el tema de la brujería o los niños, el resto de los puntos me parecen muy razonables y fáciles de defender.

La segunda foto es genial, fueron dos chicas francesas, en Marsella, que pasaron frente a una manifestación homófoba y se les ocurrió nada más y nada menos que darse un beso delante de todas esas desgraciadas. Sus caras no tienen precio. Y es que no hace falta ser homosexual para promover la defensa de los derechos homosexuales… pero, ¡qué digo! Los derechos de CUALQUIER PERSONA. Es exactamente lo mismo que el machismo, no sólo los afectados por esta mentalidad deberían manifestar su rechazo y ni luchar contra el sexismo.

Seguidamente, la tercera y valiente foto de estos manifestantes rusos me hace pensar, ¿por qué tenemos que calificar un acto de cariño como un beso como algo valiente u oasado en estos contextos? Pues porque muchos Estados, más de los que a mí me gustaría, son homófobos. Y lo digo por decir, porque la sola existencia de un país homófobo ya es demasiado. Excuso decir lo que he tenido que ver en Francia tras promulgar la ley del matrimonio homosexual o la de gilipolleces múltiples que se están diciendo y haciendo (que es lo preocupante) en Rusia. Y así una larga lista de países que convierten un acto amoroso -creedme, el amor es lo mejor que hay en este mundo, lo mejor que tenemos- en un acto enfermo y criminal.

España no es que seamos unos angelitos, pero creo que la homosexualidad se va normalizando y, aunque todavía queda un poco por evolucionar, creo no somos de las peores sociedades en este aspecto… en otros (y muchos) sí.

Más arriba he sacado a relucir el término “persona”… entre otras cosas, porque a veces se nos olvida que por encima de nuestra edad, sexo o condición sexual, somos personas. Sólo se aman las personas, sólo se casan las personas y, salvo ciertas patologías/ parafilias, nos deseamos entre personas, independientemente de cuál sea nuestro sexo. No obstante, os confesaré cuándo fui de verdad consciente de que el rechazo a la homosexualidad era una de las manifestaciones más absurdas que en ocasiones profesa el ser humano. Está muy relacionado con qué me inspiró esta foto.

¿Os acordáis de la historia de Valerie en V de Vendetta? Creo que los que hayamos admirado este largometraje se nos habrá quedado en las retinas ese magnífico beso entre sábanas naranjas entre Valerie y Ruth. A mí su historia me emocionó en lo más profundo… de hecho, si tras ver este vídeo no os emocionáis, es que tenéis la empatía de una piedra. Porque lo que a mí realmente me unió a este personaje, lo que de verdad me llegó no fue su condición de lesbiana, sino su capacidad de amar, facultad que tiene no sólo todo homosexual, sino todo ser humano.

Aunque si de besos gais se trata, creo que en Brokeblack Mountain tenemos varios. En esta secuencia, si obviamos la enorme decepción de la mujer (yo me la llevaría, oiga, las cosas como son), creo que tenemos uno de los besos más apasionados y anhelantes de la historia del cine.

Por último, os dejo con un spot publicitario de Heinz que me encantó. Agradezco en lo más profundo que entre las miles de marcas que hay en el mundo, esta sea una de las pocas que reproduzca lo que podría ser una situación muy normal de vida familiar. De cualquier familia.

De esta manera, y después de estos humildes ejemplos, me sumo a todos aquellos que, siendo gais o no, se animan a defender esta causa con un simple y sencillo beso. Por otro lado, lo que me ha movido a recrear un beso lésbico en mi fotografía, no es sólo un afán de denuncia, sino un grito por la belleza. En la belleza que puede haber tras dos personas que son capaces de amar.

Image

Por cierto, fue mientras hacíamos esta foto cuando la Milkita se hizo daño. Creemos que pudo caerse por algún desnivel no muy alto. El caso es que la sesión se cerró cuando escuchamos un gritito de dolor y nos apareció esta petarda cojeando y con esa heridita que veis en el pecho. Las heridas se prolongaban por el interior hasta la ingle.

Image

No obstante, no pasó nada, sólo fue un susto. Cojeó hasta el día siguiente y las heridas se cicatrizaron con normalidad. Se ve que al andar le tiraba o algo y le molestaba.

Por último, aclarar los dos primeros versos que encabezan la fotografía principal. Pertencen a mi buen amigo Francisco José Martínez Morán y los saqué de su poemario, Variadas posiciones del amante. Desde el primer momento en el que se los oí recitar, me vino a la cabeza esta foto. No sé a quiénes, de todo el abanico de escritores que nos brinda el panorama literario actual, serán recordados, pero me atrevería a decir que este buen hombre es uno de los grandes, de las personas con más talento literario que conozco, además de ser una persona sensible y admirablemente culta. Yo siempre digo que el de los escritores es el gremio más egocéntrico que conozco y el de los fotógrafos el más ególatra. Pero siempre hay excepciones, y os puedo asegurar que es de las personas más humildes que conozco. Francisco es una persona buena, una persona buena que, con el poemario antes citado, ha conseguido que llegue a amar más todavía -si cabe- a mi Guille, corazón de mi corazón, pasión de mis pasiones.

Image