Popea

Image

El martes 15 me levanté temprano para ir a un posado en Córdoba, en un viaje de ida y vuelta en el mismo día con el Ave. Quién me iba a decir, adormilada en el metro, que ese mismo día haría el cabra en una ciudad que estaba casi a 400 km de la capital y volvería al final del día para cerrar los ojos en mi nidito de Malsaña. El culpable de esta locura fue el fotógrafo Antonio José Morales Villegas, para quien ya trabajé como modelo el julio pasado y a quien debo fotos como estas:

Image

Image

Image

Nuestra relación comenzó como algo meramente laboral, pero le estoy empezando a coger un sospechoso cariño. Le aprecio como persona y como un compañero con la cabeza muy bien amueblada. Si tenéis un rato, os recomiendo que os paséis por su blog, “El cazador del tiempo”.

http://eltiodelacamara.blogspot.com.es/

Si hay algo que realmente me gusta de trabajar con él, es su gran capacidad para dirigir a la modelo. No sólo es capaz de dirigirte sin tocarte un pelo (para lo que se necesita un gran registro verbal), sino que es de los pocos fotógrafos para los que he posado que tiene las ideas muy claras de lo que quiere. En ese aspecto, un posado con él es muy relajado. Lo comento porque la gran mayoría de los fotógrafos que me contratan como modelo no tienen ni idea de con qué proyecto trabajar, sólo quieren mi físico, más allá de eso no saben muy bien qué hacer… o debería corregirme: quieren mi físico y mis ideas. Esas sesiones son aquellas en las que me devano los sesos por poner mil poses o, en casos extremos, me esfuerzo lo indecible por hacerles la foto y ponérsela delante para que aprieten el botón. Lo primero no me importa, creo que casi lo llevo en la sangre después de posar tantas y tantas veces para mí misma, pero es agotador. Claro, que todo tiene un límite, una cosa es poner diferentes poses sin que nadie te dirija y otra montar y componer la foto y encima posar en ella. Ya he hecho dos veces esto y no lo volveré a hacer en la vida, jamás. Por muchos motivos, tantos que casi dan para un post nuevo.

Así pues, si alguien hace las cosas bien, lo destaco: Antonio es un gran profesional y, aunque sus sesiones sean físicamente muy duras, los resultados son una preciosidad. En mi caso han sido dos sesiones de integración en la naturaleza, hermanando mi piel desnuda con el agua, la tierra, el barro, el musgo, las rocas.  A veces, mientras posaba y me estaba muy quietecita, trataba de olvidarme de todo, obviar que estaba en una sesión y fusionaba todos mis poros con la materia que los rodeaba. Respiraba hondo, olía la naturaleza en su estado más puro, cercano y salvaje y relajaba el rostro: era agua, era tierra, era barro, era musgo, era una roca.

Quiero decir que mi Popea no habría nacido sin él, sin todo el esfuerzo que Antonio realiza para que fotógrafos y modelos vayan a Córdoba cada vez que lo propone. Y es que Antonio tiene una capacidad de convocatoria que he visto en pocos fotógrafos. Me he ido dando cuenta con el tiempo: a su pueblo han ido a dar talleres fotógrafos de enorme talento… de hecho, hoy está maquinando nada más y nada menos que con el Niño de las luces.

El martes pasado vino a recogerme a la estación con Manolo, que resultó ser un gran ayudante… ¡y gran fotógrafo! Yo no digo nada, pero muchos grandes fotógrafos han empezado como ayudantes, ¿un ejemplo? Mi adorada Francesca Woodman. A continuación os dejo un par de fotos de Manuel y su 500px, a mí me ha sorprendido mucho su trabajo. Nos llevó y nos trajo en coche dos veces al mismo lugar, ¿cuál? Los baños de Popea, un rinconcito que se encuentra a un cuarto de hora de Córdoba y que es totalmente idílico y paradisiaco.

http://500px.com/manuesr78

Image

Image

¿De dónde le viene el nombre a este lugar de estructura Kárstica? Pues la toponimia da muchas vueltas. El poeta Pablo García de Baena cuenta que una vez, paseando con Juan Bernier y Ricardo Molina, este último, al ver a unas muchachas bañándose en una poza, comentó que le recordaban a Popea en sus baños. A las chicas pareció gustarles el comentario y lo difundieron entre sus amigos y familiares, de tal manera que el lugar ha pasado a tener este nombre en referencia a Popea. El único defecto que saco del lugar (y no es un defecto cualquiera) es la enorme cantidad de basura que había por todas partes, incluso en el agua: latas, botellas de plástico, de cristal, bolsas, compresas… Yo sólo  les digo una cosa a los cerdos hijos de mal que están jodiendo lo más bello de este planeta: sois una panda de asquerosos que deberíais estar en la cárcel. O siendo más constructiva, por cada lata que tiráis al suelo os dejaba todos los años que cuesta su desintegración limpiando con la lengua el suelo que pisáis, ese suelo que desde el primer momento que lo habéis contaminado, no os merecéis.

Paisaje 3

Paisaje 2

Paisaje

Volviendo a Popea, ¿quién fue esta mujer? ¿Por qué me inspiró a la hora de idear el universo de esta foto? Existe una frase hecha que dice “Estar como Popea”, que viene a expresar un grado máximo de bienestar. Esto hace alusión a la vida que llevaba esta mujer, que llegó a ser la esposa (y víctima) de Nerón.

Nació en Roma en el 30 d.C y tras un par de matrimonios, consiguió ser amante de Nerón a los 28 años. Lo que nos ha llegado sobre ella resalta su gran coquetería y de ahí la anécdota más famosa que la define, y es que tenía un establo con 500 burras, de las que obtenía todos los días leche para darse un baño y así conservar su juventud. Además se dice que solo salía a la calle con una mascarilla de cera para proteger su rostro del aire y del sol.

Las referencias que se tienen de ella como persona no son muy halagadoras, pero yo lo atribuiría a dos cosas. Por un lado, la historia siempre ha sido profundamente misógina. Las mujeres eran malas, adúlteras, lascivas, diablos. Así mismo a Popea nos la describen como una mujer dura, fría e injusta, que llegó incluso a forzar el suicidio de Séneca. También se dice de ella que en sus matrimonios sólo hubo afán de poder y riquezas. En realidad, no sé si créermelo todo. Sólo voy a creerme la mitad, porque, efectivamente, personas malas existen, pero ya sería menos. Por otro lado, hay que señalar un dato importante: quienes escribieron sobre Popea, eran claros opositores al régimen de Nerón: Suetonio, Cornelio Tácito y Dión Casio. Tácito fue quizá el menos duro, pero aun así no fue del todo condescendiente con ella: Residía en la ciudad de Roma una tal Sabina Popea. Esta mujer poseía todas las virtudes salvo un alma honesta. Afectaba recato, pero era de costumbres lascivas; rara vez aparecía en público, y siempre con el rostro parcialmente velado, para no satisfacer las miradas o porque le convenía”. (An., XIII, 45)*

*Estoy citando sus “Anales”, traducidos en Gredos por quien fue Premio Nacional de traducción y profesor mío de Latín, José Luis Moralejo.

Siguiendo con Tácito, en su versión más benevolente de Popea, destaca su belleza, heredada de su madre, sus riquezas familiares, su conversación brillante y su cultivada inteligencia. También se dice que no distinguía entre maridos y amantes o como explica Tácito, “trasladaba su pasión adonde se le mostraba la utilidad”.

El de Popea fue un tiempo marcado por las conspiraciones y los asesinatos más atroces, tan frecuentes en los reinados de Tiberio, Calígula, Claudio, Otón y, por supuesto Nerón, cuyo currículum mujeriego y psicópata incluyó el canibalismo y las ansias matricidas respecto a Agripina. Por supuesto, los historiadores sitúan la cabecita de Popea detrás de este asesinato. Pero a lo que íba: efectivamente, Nerón no era un angelito y tampoco es que fuera realmente difícil sentir ciertas reticencias ante este emperador y que muchos intelectuales escribieran contra él y contra quienes le rodeaban. Es así como se puede justificar el perfil demoledor que en ocasiones realiza Tácito de Popea: la joven patricia, una vez introducida en el palacio imperial, se habría valido de las estratagemas para seducir al emperador, quien, ya caído en sus redes, tuvo que sufrir los desplantes y remilgos de la amante, sólo calmada cuando al fin Nerón repudió a su mujer Octavia, acusándola de esterilidad, y se casó con Popea. Suetonio cuenta la historia de ese amor de modo más neutro… o al menos más prudente: “A los once días de haberse divorciado de Octavia, tomó por esposa a Popea y una vez casado con ella la amó como a ninguna otra mujer; pero con todo la mató también a ella de una patada, porque, un día que regresaba tarde de una carrera de coches, Popea, que se hallaba enferma y encinta, le cubrió de improperios. Tuvo de ella una hija, Claudia Augusta, pero la perdió cuando aún estaba en pañales.” (cita de la ‘Vida’ de Suetonio por la traducción de Mariano Bassols de Climent en Alma Mater).

¿Cómo murió esta diva? De una patada en el vientre por parte de Nerón cuando estaba embarazada. En la actualidad muchos creen que al tener tantas referencias negativas de la pareja, su muerte puede haberse exagerado y Popea sólo falleció tras un aborto y una posterior infección. Sin embargo, y volviendo a Tácito, éste llega a ser paradójicamente benevolente con el emperador, pues admite que la patada mortal fue casi como un accidente,  “aunque tal es la versión de algunos historiadores, dictada más por el encono que por la convicción; de hecho Nerón estaba ansioso de hijos y prendado de amor por su esposa”.

Sea lo que fuere, es quizá uno de los casos históricos de violencia de género (y perdonen el anacronismo) más sonados.

Lo que hizo Nerón tras su muerte da para otro post, porque por lo visto se arrepintió tanto, que le hizo unos espléndidos funerales públicos, hizo que entrara en el panteón de los dioses romanos e incluso llegó a castrar a un esclavo al que llamaba “Mi Popeíta”, debido al gran parecido a su fallecida esposa.

¿Cómo realicé esta foto tan sencilla y que ya en Flickr, besada por el explorer, tiene más de 28.000 visitas? La hice en un escaso cuarto de hora. Obviamente, aquel día estaba dedicado a Antonio y era él quien puso todos los medios para que yo estuviera allí para trabajar en su proyecto, por lo que desde aquí le doy las gracias por haberme dejado trapichear un ratito. El lugar era muy tentador… ¡y además ya estaba metida en el agua! Había que aprovechar. Todo hay que decirlo: aunque estoy segura de que esta es la última sesión acuática en muchos meses, el agua no estaba ni por asomo tan fría como la de La Pedriza, ¿os acordáis de mi Aristócrata suicida?

Por cierto, quisiera decir que aunque esta foto tiene unos colores muy parecidos a la Ofelia de Millais y la protagonista también está en el agua, no tiene ni por asomo el espíritu de ese cuadro, que cuando hago un trabajo lúgubre lo digo sin problemas. Mi popea no está muerta, ¡está llena de vida!.

Aquí os dejo un par de fotillos de mi breve making-of que nos hizo Manolo… y sí, no hace falta que me digáis que tengo cara de mal genio, ya me han dicho varias veces que cuando dirigo en mis sesiones me convierto en una dictadora, incluso ya hay alguno que otro que de fondo hace el sonido del rastallar de un látigo.

Image

Image

Y aquí un par de making de mi sesión, que me gustaron mucho. Como podéis ver, yo me las arreglo con cualquier cosa. La tela utilizada en esta pequeña sesión es nada más y nada menos que una cortina. Me la encontré en la basura hace unos años y la verdad es que está dando mucho de sí en mis fotos. Ya sabéis que a mí me encanta utilizar telas en mis imágenes. La verdad es que no son algo especialmente barato cuando se compra por muchos metros, así que si la calle me regala una cortina, yo se la acepto. Hasta los pliegues de los enganches en la cintura me gustan.

Foto making

Imagen making 1

Normalmente me siento muy insegura cuando le pido a alguien hacer de trípode humano. Alguien que no sea Guille, que se conoce todos mis encuadres, que ya lleva un gran bagaje de producciones conmigo. Pero lo cierto es que Antonio, con cuatro instrucciones que le di, lo hizo perfecto, quedé contentísima. Tenía un poco de miedo de que saliera mal, de que no me hubiera entendido, siempre es algo que me intranquiliza mucho cuando no disparo yo misma, pero lo cierto es que estoy más que satisfecha con mi Antonio-trípode. Mirad qué foto le saqué desde el agua (sí, yo siempre tan temeraria con mi Pentax x-k).

Antonio José

Llegué a casa hecha polvo, entre otras cosas, porque aquí donde me veis, soy muy débil físicamente, tengo muy poco aguante. Basta que un día me dé más leña de lo normal para que al final del día no me tenga en pie. Y así pasó que a las 22:00 de la noche, mientras iba en la línea 1 del metro, no consiguí viajar de pie y me senté en el suelo negro de goma (no había asientos libres). Apoyé la cabeza en mi macuto y me quedé casi dormida. Debo de dar mucha penita a veces cuando salgo de sesiones duras, porque una vez, tras una sesión con la vietnamita Viet-Ha Tran, una señora en el metro me vio tan mal que me cedió el asiento.

Ya en casa cené como pude, me reí mientras Guille me contaba que Menta, en protesta por mi ausencia, se había comido una vela roja que había ido cagando durante el día. También me lamí las heridas. Posar en la naturaleza no es fácil, pero no me digáis que unos cuantos arañazos, ampollas y cortes, no merecen dar cabida al arte. Yo al menos no siento de manera tan plena mi cuerpo ni lo que me rodea que en una sesión de fotos como la que me hizo Antonio José Morales Villegas. Por cierto, ahora que me doy cuenta, su nombre completo es un endecasílabo. Sólo así puedo explicarme tanta poesía.

popea_leila

popea_leila2

Advertisements

One thought on “Popea

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s